Brasil se va en blanco frente a Irak e hipoteca el sueño dorado en el fútbol


Brasil volvió a irse en blanco en su segunda salida en el torneo de fútbol masculino de los Juegos Olímpicos de Río 2016 al empatar 0-0 con Irak, en partido del Grupo A disputado este domingo en el estadio Mané Garrincha en Brasilia.

El "Scratch" tuvo una mejor disposición de juego respecto a su decepcionante primera presentación ante Sudáfrica, el pasado jueves, pero careció de claridad en los metros finales para convertir en goles las situaciones que generó.

El resultado complicó a Brasil en la llave y ahora tendrá que ir por el pase ante Dinamarca el próximo miércoles en Salvador, mientras que Irak se encontrará con Sudáfrica en Sao Paulo.

La jornada se había abierto más temprano en la capital brasileña con la victoria de Dinamarca 1-0 sobre Sudáfrica.

Con estos resultados, Dinamarca lidera la zona con 4 puntos, Brasil e Irak quedaron con 2 compartiendo la segunda plaza y Sudáfrica es cuarta con una unidad.

'Máquina'... del desperdicio

Presionado por el decepcionante debut ante Sudáfrica (0-0), Brasil inició el encuentro hecho un vendaval en ataque, principalmente con los Gabrieles, Gabriel Jesús y Gabigol, moviéndose bien en el frente para generar los espacios y quedar de cara al arco.

Gabriel Jesús, la nueva joya del City de Guardiola, volvería a ser protagonista con una situación de gol que dilapidó a los 3 minutos, pegándole mal a la pelota cuando tenía tiempo y espacio para batir al golero Hammed.

Brasil se hizo del control de la pelota y le dio buena circulación, con Neymar mucho más comprometido en la creación, al igual que Renato Augusto, muy activo por la derecha para buscar la salida del lateral Zeca, que cada vez que lo hizo encontró una autopista para proyectarse y generar serio peligro.

Por su sector se gestaron las mejores jugadas de un Brasil diferente al que chocó con los 'Bafana Bafana' pero que le faltó precisión en el puntillazo final: Gabigol tuvo una, Gabriel Jesús otra más, el mismo Zeca le pegó apenas desviado cuando se internó en el área grande y a Neymar se le fue alto un remate desde media distancia.

Irak soportó el chaparrón bien parado en la inicial, con una línea de cinco hombres en la mitad y dejó muy solitario en punta a Mohanad Abdulraheem, que, sin embargo, se les arregló para meterle un susto a la torcida cuando se anticipo a Weverton y metió un cabezazo al vertical a los 11.

"¡Marta... Marta... Marta!"

Para la segunda mitad Rogério Micale envió al campo a Luan por Felipe Anderson buscando mayor proyección ofensiva y a los 55 llegó el turno para Rafinha en lugar de Gabriel Jesús, que abandonó el campo cabizbajo y silbado por un sector de la torcida.

Brasil ganó con los cambios mayor volumen de ataque y Neymar se liberó del papel creativo -cedido a Rafinha- para moverse con libertad en el frente, una disposición que mostró una mejor versión del crack del Barcelona.

Luan generó una situación de gol a los 60 con un remate que se cruzó de palo a palo y al que no llegaron ni Neymar ni Douglas Santos, y cinco minutos después fue Gabigol el que probó al arco de media distancia pero la pelota se fue desviada.

La torcida comenzó a inquietarse con las situaciones malogradas y desde las tribunas empezó a bajar el "¡Marta... Marta... Marta"!. Brasil entró en desespero y ya no fue tan claro para penetrar las líneas enemigas.

Renato Augusto tuvo la más clara situación de gol de todo el partido a los 90, pero la suerte no lo acompañó y mandó la pelota a la tribuna. El Mané Garrincha no aguantó más: silbatina general para una seleçao que hipotecó el futuro en los Juegos y se ve muy lejana de poder conseguir el anhelado oro.

Foto: Reuters


RELACIONADOS