Dilma Rousseff y Lula no estarán en apertura de Río 2016


La presidenta suspendida de Brasil, Dilma Rousseff, y su antecesor Luiz Inacio Lula da Silva, que lucharon para que Rio de Janeiro acogiera los primeros Juegos Olímpicos de Sudamérica, no acudirán a la ceremonia inaugural, dijeron el martes a la AFP allegados a ambos.

"Ella no va a ir" a la ceremonia de apertura de Rio-2016 el 5 de agosto en el estadio Maracaná, dijo a la AFP una fuente del Palacio de Alvorada, donde la mandataria espera el resultado de su juicio de destitución, previsto para fines de agosto.

Los Juegos Olímpicos serán abiertos por el presidente interino de Brasil Michel Temer, exvice de Rousseff que se tornó su acérrimo enemigo, y que se prepara para hacer un discurso relámpago para evitar ser abucheado.

"Lula no irá", indicó asimismo el portavoz del Instituto Lula, José Chrispiniano, en un breve correo electrónico enviado a la AFP.

Rechazo a un "papel secundario"

Rousseff, suspendida de su cargo hace casi dos meses y medio mientras el Senado la juzga por manipulación de las cuentas públicas, ya había indicado esta semana que no pretendía relegarse a un segundo plano en losJuegos.

"No pretendo tener un papel secundario en los Juegos de Río. Para empezar, son el fruto del gran trabajo del expresidente Lula (2003-2010). En segundo lugar, el gobierno federal proporcionó la infraestructura de las Olimpiadas", señaló Rousseff el lunes en una entrevista con el servicio en portugués de la emisora francesa Radio France Internationale (RFI).

La invitación para la ceremonia inaugural del 5 de agosto cursada por la organización de los Juegos a Rousseff es similar a la que recibieron los expresidentes Lula, Fernando Henrique Cardoso, Fernando Collor de Mello y José Sarney, detalló el diario Estadao.

Rousseff está siendo juzgada por el Senado tras haber sido acusada de aprobar gastos sin la autorización del Congreso, lo que podría constituir un crimen de responsabilidad que atañe solo a los funcionarios públicos. Según la Carta Magna, esa infracción puede costarle la destitución definitiva.

Además, aseguró que "están las condiciones para que se desarrollen en un ambiente tranquilo. Las autoridades no deben descansar antes de las Olimpíadas. El Mundial [de fútbol de Brasil 2014] fue un proceso muy intenso del que aprendimos mucho. Organizamos un mundial, una visita papal", mostrándose optimista de cara al certamen.


RELACIONADOS