El premio que obtuvieron estas deportistas que conmovieron en Río 2016

El gesto de compañerismo en la carrera de 5 mil metros

Nikko Hambley y Abbey D'Agostino chocaron en la competencia y se ayudaron para terminarla, lo que fue premiado por los jueces, quienes las clasificaron a la final por su notable gesto.


La imagen que conmovió en una nueva jornada de los Juegos Olímpicos



Los fanáticos del deporte pudieron ser testigos este martes de una escena que refleja el verdadero espíritu olímpico. Y es que en la pista del Estadio Olímpico de Río de Janeiro se produjo un tropezón que terminó con una atleta en el suelo y otra ayudándola.

El hecho ocurrió en la segunda serie de los 5.000 metros femeninos, cuando en una de las curvas la atleta de Nueva Zelanda Nikki Hamblin pisó el borde interior de la pista perdiendo el equilibrio, mientras que la estadounidense Abbey D’Agostino no pudo evitarla y también cayó al suelo.

 

D’Agostino se puso de pie y ayudó a Hamblin a levantarse para continuar. Sin embargo, metros más adelante la norteamericana sintió un fuerte dolor en la rodilla, por lo que se sentó en el piso. Hamblin, que sí tenía fuerzas para continuar de inmediato, le devolvió el gesto y no solo la ayudó sino que la animó a seguir corriendo para terminar la prueba.

Si bien por el tiempo que realizaron no lograban clasificar a la gran final, luego de lo sucedido ambos equipos apelaron ante los jueces, quienes decidieron premiar a ambas deportistas y dejarlas participar de la ronda definitoria que se realizará este viernes.


RELACIONADOS