Las duras críticas que recibió la Villa Olímpica tras ser inaugurada

Australia rechaza instalarse en la Villa Olímpica

La delegación denunció problemas con las instalaciones de agua y electricidad, así como suciedad en el complejo deportivo pocas horas después de su apertura. Este supone un nuevo problema más para Brasil, junto con el del virus Zika, el temor por la seguridad, la contaminación y el recorte del presupuesto.



La Villa Olímpica no superó la prueba de su inauguración oficial este domingo, empañada por el rechazo de la delegación australiana que consideró las instalaciones como inseguras y que los organizadores tratan ahora de arreglar a contrarreloj.

"La Villa simplemente no está segura ni lista", afirmó el equipo oceánico en la mañana, aludiendo, por ejemplo, a los "baños bloqueados".

Durante un test el sábado por la noche "el agua caía por las paredes, había un fuerte olor a gas en algunos apartamentos y un cortocircuito eléctrico", criticó la jefa de la delegación australiana, Kitty Chiller, en un comunicado.

"Son mis quintos Juegos y nunca había visto una Villa tan poco preparada a estas alturas", insistió Chiller, que consideró sin embargo que "el resto" del recinto era "uno de los mejores" que había conocido.

"Lo más importante es que se resuelvan antes del inicio de la competencia, y lo estarán de aquí a 48 horas como máximo", prometió Janeth Arcain, exjugadora de la selección brasileña de básquetbol, nombrada alcaldesa de la Villa.

"Vamos a poner un canguro para que los australianos se sientan en casa", bromeó de su lado el alcalde de Rio, Eduardo Paes.

Un comentario que no cayó demasiado bien en la delegación 'aussie'.

"No necesitamos canguros, precisamos fontaneros para arreglar los lagos que nos encontramos en los apartamentos", respondió el director de comunicación del equipo oceánico, Mike Tancred, en declaraciones al diario Folha de Sao Paulo.


RELACIONADOS