Ruth Beitia: La atleta "jubilada" que busca su revancha en Río 2016


Ruth Beitia tenía decidido retirarse tras los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Con 33 años, era su última oportunidad de ganar una medalla. Y pareció esfumarse. Quedó cuarta.

Sin embargo, dos meses después de haberse jubilado echó pie atrás. Quería volver para lograr el podio en Río 2016.

Con 37 años, Ruth Beitia aspira a ese podio olímpico que falta en su palmarés. Y desde que se 'retiró' en 2012 hasta ahora, ha multiplicado los triunfos deportivos.

En estos cuatro años, la 'jubilada' Beitia ha ganado dos campeonatos de Europa al aire libre, un bronce en el Mundial de Moscú-2013, una Liga de Diamante en 2015, una plata y un bronce en Mundiales en pista cubierta y un título continental bajo techo.

Rozar el podio en Londres 2012 le hizo pensar que una medalla olímpica era todavía posible.

Y a partir del jueves empezará a competir en la ronda de clasificación a la final de salto de altura de Rio-2016, en la cuenta atrás hacia su sueño.

"Después de Londres no pensaba en volver a competir ni que iba a disputar unos Juegos. La vida nos ha dado una nueva oportunidad", afirmó en Rio la atleta de 37 años.

Tras los Juegos de 2012 "pensé que mi sueño se iba", admitió. Pero esta nueva oportunidad le hace llegar con más posibilidades que hace cuatro años de lograr la única medalla que falta en su palmarés.

Tras aquella supuesta última participación olímpica, Ruth Beitia, convencida que se había retirado, comenzó a hacer actividades que nunca había hecho por temor a una lesión, como patinaje, escalada, deportes de riesgo, montar en moto.

El francés no resistió los abucheos del público brasileño en la final del salto con garrocha.

 

 


RELACIONADOS