Corfo y Rockwood firman acuerdo para producción de Litio

02febrero
2016

El acuerdo estipula que las partes harán esfuerzos para que Rockwood invierta en los próximos cuatro años entre USD 400 y USD 600 millones, para aumentar su producción de Carbonato de Litio de grado de batería, y para desarrollar la tecnología necesaria para producir en Chile 5 mil toneladas de Hidróxido de Litio del Salar de Atacama.

Ante la presencia del ministro de Economía, Fomento y Turismo, Luis Felipe Céspedes, del ministro subrogante de Minería, Ignacio Moreno, y del representante del BID en Chile, Koldo Echeverría, se realizó la firma de un memorándum de entendimiento, entre Corfo y Rockwood Litio Ltda., para desarrollar tecnología y aumentar la producción de Carbonato de  Litio (grado de batería) en el Salar de Atacama. En la suscripción del acuerdo, participaron el Vicepresidente ejecutivo de Corfo, Eduardo Bitran, y el gerente general de Rockwood Litio Ltda., Stephen Elgueta.

En concreto, el acuerdo estipula que las partes harán esfuerzos para que Rockwood invierta en los próximos cuatro años entre USD 400 y USD 600 millones, para aumentar su producción de Carbonato de Litio de grado de batería (subiendo de 24 mil toneladas a 70 mil toneladas), y para desarrollar la tecnología necesaria para producir en Chile 5 mil toneladas de Hidróxido de Litio del Salar de Atacama.

El Ministro de Economía, Fomento y Turismo, explicó que “Rockwood pagará al Estado de Chile recursos adicionales como consecuencia del acuerdo entre USD 70 y USD 100 millones anuales por concepto de royalty minero, Impuesto a la Renta, comisión a Corfo y otros. Son tasas progresivas sobre ventas totales certificadas a clientes no relacionados, que en el litio llegará a 40% y en el potasio a 20%”. Además, la autoridad destacó el impacto en la inversión en el norte del país en un momento de desaceleración de la inversión en cobre por la caída del precio internacional del metal.

Por su parte, Eduardo Bitran destacó que “este acuerdo con Rockwood implicará la firma de un contrato con Corfo a más tardar el 30 de marzo de este año, que establecerá un nuevo estándar en el país respecto del valor agregado de nuestros recursos naturales, de la participación del Estado en la renta del recurso natural, del apoyo para I&D y de acuerdos de cooperación con las comunidades locales. Rockwood permitirá duplicar la producción chilena de litio y, lo más importante,  recuperar nuestro liderazgo mundial en la industria”. 

Para aumentar la producción de Carbonato de Litio grado batería, la empresa construirá una tercera planta en el norte del país, cuya inversión se estima sea alrededor de USD 400 millones. Adicionalmente, de resultar factible la tecnología de producción de Hidróxido, se proyecta otra planta con una inversión superior a USD 100 millones.

Además, el Acuerdo establece que los productos minerales extraídos estarán afectos a la regalía minera establecida por Ley. En adición a este pago, se estipulan tasas progresivas de comisión sobre la venta en favor de Corfo, que llegarían hasta un 40%. Cabe destacar que en la actualidad, en el contrato vigente desde 1975, no existen pagos a Corfo sobre la producción de Litio.

Respecto a la firma, Ignacio Moreno, señaló que “este acuerdo se inserta en la nueva política nacional del Litio del Gobierno de Chile, y es consistente con las conclusiones de la Comisión Presidencial del Litio, tanto en la generación de valor agregado, asociatividad con el Estado y la inclusión de las comunidades y el territorio. De esta forma el Gobierno de Chile da un gran paso en implementar las conclusiones de la Comisión Presidencial del Litio”. 

En cuanto a los plazos,  el Acuerdo fija un período de arriendo de las pertenencias mineras de Corfo en el Salar por un máximo de 27 años. Además, se establecerá una cláusula de reserva para venta nacional en que Rockwood se deberá comprometer a proporcionar el precio de mercado más bajo, esto con el fin de promover el establecimiento de industrias de productos de alto valor agregado en Chile.  El acuerdo establece también, que Rockwood permitirá el acceso permanente de un auditor externo calificado para revisar información financiera y contable que tenga relación con el contrato y permita su cumplimiento transparente y eficiente. 

Asimismo, se estipula un acuerdo de apoyo a la investigación y desarrollo (I&D) en el norte de Chile para el aprovechamiento de sales para aplicaciones térmicas, de almacenamiento y energía solar (equivalente a USD 2 millones al año reajustables). Estos recursos servirán de base para el establecimiento de un centro tecnológico orientado a aprovechar las singularidades del desierto de Atacama, entre las que destacan el tener la mejor radiación solar y ser el mayor distrito minero no metálico y de cobre del mundo.  

Por último, cabe destacar que el acuerdo instituye un compromiso de implementar el más alto estándar de gobernanza y transparencia en los convenios que Rockwood ha futuro subscriba con el Consejo de Pueblos Atacameños. Además la empresa se compromete a establecer un acuerdo de compra de energía para facilitar la construcción de una planta solar en la comuna de San Pedro de Atacama, con participación en la propiedad de una cooperativa de los Pueblos Atacameños. Este proyecto con las Comunidades está siendo considerado para ser apoyado por Corfo, con financiamiento del BID.

En este sentido, Koldo Echeverría, manifestó la disposición del BID para evaluar un financiamiento a este estratégico proyecto, e involucrarse en asesorías que permitan implementar el convenio con las comunidades de acuerdo a las mejores prácticas internacionales.

Rockwood, fue adquirida en enero de 2015 por la estadounidense Albemarle Corporation, grupo líder en la elaboración de productos químicos especializados en el mundo.  El acuerdo permitirá a Rockwood consolidar su producción en el Salar de Atacama de propiedad de CORFO, constituyéndose  en el primer exportador de litio de Chile.

Rockwood, con operaciones en Chile desde hace más de 35 años en el Salar de Atacama y Antofagasta, es líder en el desarrollo, fabricación y comercialización de sales de litio y otros productos químicos tecnológicamente avanzados y de alto valor agregado. Estos, entre otros, se utilizan en baterías de iones de litio para artículos electrónicos, baterías para automóviles eléctricos y futuras tecnologías de almacenamiento de energía.