Ventas minoristas de Japón caen más de lo esperado en diciembre

28enero
2016

El crecimiento sigue siendo débil debido a que una tibia demanda en los mercados emergentes y un lento crecimiento de los salarios han presionado a las exportaciones y al consumo privado.

Las ventas minoristas de Japón cayeron más que lo esperado en diciembre, mostraron este jueves datos oficiales, lo que sugiere que el débil gasto familiar mantendrá deprimido al crecimiento en el cuarto trimestre.

Si bien muchos analistas esperan que el Banco de Japón se abstenga de aplicar más medidas de estímulo monetario en su revisión de política de dos días que concluye el viernes, los débiles datos posiblemente mantendrán a los funcionarios bajo presión para que tomen más pasos para reactivar la débil recuperación económica.

Las ventas minoristas cayeron un 1,1 por ciento en diciembre respecto al año previo, en su segundo mes consecutivo de bajas, un descenso mayor que el esperado en promedio por el mercado de un 0,1 por ciento, mostraron este jueves datos del Ministerio de Comercio.

"La recuperación del consumo es débil a pesar de las (mejores) condiciones de ingresos. Parece que las familiar están ajustando el control de gastos debido a los crecientes costos de los alimentos", dijo Junichi Makino, economista jefe de SMBC Nikko Securities.

"El consumo podría desacelerarse bruscamente entre octubre y diciembre respecto al aumento trimestral de un 0,7 por ciento entre julio y septiembre", afirmó.

La economía de Japón ha salido de una recesión, pero el crecimiento sigue siendo débil debido a que una tibia demanda en los mercados emergentes y un lento crecimiento de los salarios han presionado a las exportaciones y al consumo privado.

Funcionarios esperan que la caída de los precios de la energía impulse a las familias a aumentar el gasto, aunque algunos analistas advierten que la economía podría haber sufrido una contracción entre octubre y diciembre por el débil consumo familiar.

La turbulencia en los mercados globales también ha aumentado la presión sobre el Banco de Japón para que amplíe su estímulo monetario, aunque muchos miembros del banco central prefieren abstenerse de actuar esta semana debido a que se aferran a la opinión de que la economía nipona sigue recuperándose moderadamente.

Fuente y foto: Reuters