Muerte en la frontera

Se presume que muerte fue provocada por enfrentamiento con narcotraficantes.

03
octubre
2012

Un agente de la patrulla fronteriza de Estados Unidos murió y otro resultó herido cuando fueron atacados el martes al responder a un sensor de suelo activado en un corredor de contrabando de drogas en Arizona cerca de la frontera con México, dijeron las autoridades.

Funcionarios indicaron que tres agentes se desplazaban a pie a unos ocho kilómetros al norte de la frontera por terreno rocoso cuando comenzó un tiroteo antes del amanecer, pero proporcionaron pocos detalles sobre las circunstancias de la violencia.

"Mientras caminaban por el sendero, reportaron haber recibido disparos", dijo Carol Capas, portavoz del alguacil del Condado de Cochise. "Tenemos un sospechoso o sospechosos desconocidos en este punto", agregó.

Nicholas Ivie, agente fallecido en Arizona.

Nicholas Ivie, agente fallecido en Arizona.

El tiroteo es la cuarta muerte de este tipo de un agente de la patrulla fronteriza en Arizona en menos de dos años y reavivó las preocupaciones sobre la seguridad fronteriza en un estado que ya se encuentra en la vanguardia del debate nacional de inmigración.

"Las banderas serán arriadas en honor al agente asesinado. Los funcionarios electos se comprometerán a encontrar a los responsables. Arizona y los estadounidenses se afligirán, y deberían hacerlo. Pero este no debe ser sólo un día de lágrimas", dijo la gobernadora republicana, Jan Brewer, en un comunicado.

"Debe haber ira, también. Ira justa ante la clase de mal que causa dolor tan profundo, y ante el fracaso federal y el estancamiento político que ha dejado a nuestra frontera insegura y nuestra patrulla fronteriza en peligro", agregó Brewer, una opositora de las políticas inmigratorias del Gobierno del presidente Barack Obama.

Brewer, citando lo que describió como un fracaso federal para asegurar la frontera sur de Arizona, firmó una severa ley en el 2010 para tratar de frenar el flujo de inmigrantes ilegales en el estado donde se estima que 360.000 personas viven indocumentadas.

Los críticos de la ley, que incluye el requisito de que la policía verifique el estatus migratorio de cualquier persona que detengan y sospechen esté en el país ilegalmente, han dicho que podría conducir a la discriminación racial.

Fuente: Agencia Reuters