En imágenes: caída de meteorito en Rusia
Así cayó el meteorito en Rusia

Así cayó el meteorito en Rusia

Un meteorito cayó en la región rusa de los Urales, donde sus fragmentos han generado una gran cantidad de heridos lo que ha generado el pánico de los ciudadanos.

15
febrero
2013

Cerca de las 3 de la mañana, hora chilena, un meteorito cayó en las localidades de Cheliábinsk, Tiumén y Ekaterimburgo en la región de los Urales en Rusia. En un principio se pensó que se trataba de un avión, pero la magnitud del impacto más el fuerte resplandor que éste generó, confirmaron la noticia.

El Ministerio del Interior ruso confirmó que hasta el momento son 400 personas las que han resultado heridas, tres de ellas de gravedad.

twitter.com/APodpyatnikov

twitter.com/APodpyatnikov

Alrededor de 20.000 rescatistas están en alerta para ir en ayuda de las personas. Edificios sacudidos, cristales rotos y celulares sin funcionar fue el saldo que arrojó esta inesperada caída del cielo.

Las primeras autoridades en el lugar confirmaron que esto se trató de un meteorito y que sus fragmentos cayeron en distintos lugares, así lo manifestó la portavoz del Ministerio para Situaciones de emergencia de Rusia, Elena Smirnij. Además, agregaron que este incidente podría tener relación con el asteroide 2012 DA14 que pasará por la Tierra este viernes.

actualidad.rt.com

actualidad.rt.com

El meteorito afectó a una planta de tratamiento de zinc del mayor productor de este metal en Rusia, según actualidad.rt.com. Las autoridades informaron que la caída del meteorito no influyó en los niveles de radiación, manteniéndose dentro de los niveles habituales.

El primer ministro de Rusia, Dmitri Medvédev, dijo que esta situación "es una prueba de la vulnerabilidad de todo el planeta".

En las últimas informaciones, se confirma que el meteorito cayó en un lago de la ciudad de Chebarkul, según informó el gobierno regional. Además, las familias se preparan para arreglar sus viviendas, en una jornada que bordeará los 14 grados bajo cero.

Un meteorito cayó en la región rusa de los Urales, donde sus fragmentos han generado una gran cantidad de heridos lo que ha generado el pánico de los ciudadanos.