Se mantiene la baja representación femenina en las alcaldías

24octubre
2016

El 12,1% de las comunas tendrá una mujer liderando el municipio, lo que supone 42 de las 345 comunas.

+ Resultados Municipales
- ¿Quién ganó las elecciones?
- Participación electoral en el nivel más bajo
- Alcaldes electos por género
- Los resultados más estrechos  

Pese a que el número de candidatas había aumentado en las elecciones municipales de este 23 de octubre, el número de electas no ha conseguido ser significativo. De hecho, ha habido un leve retroceso en cuanto a la representación femenina.

De los 345 municipios, 42 de ellos optaron por poner a una mujer al frente del consistorio, lo que supone un 12,1% del total de alcaldes. La cifra empeora levemente con respecto a las elecciones del año 2012, donde el 12,5% de los ayuntamientos contaban con un liderazgo femenino.

 

*Fuente PNUD con actualización de datos Servel de Elecciones Municipales 2016.

El resultado es pobre”, señala la directora Ejecutiva de Latinobarómetro, Marta Lagos. “La variable género no juega ningún papel” en las elecciones, y considera que el dato es un problema para los partidos, que “las usaron para llenar la lista”.

*Datos de Servel respecto a electos a alcalde 2016.

En estos comicios, la cantidad de candidatas suponía el 19,1% (231 de mujeres en total que competían para alcaldes y concejales), un porcentaje que estaba por encima del promedio histórico de 16,6% y por encima del 14,7% del año 2012.

“Los partidos se van a ver forzados a tener más mujeres competitivas” para los próximos comicios cuando entre en vigor la ley de cuotas, analiza por su parte el director del Observatorio Político Electoral UDP, Mauricio Morales.

Según el analista de la UDP, la nueva ley electoral y la falta de equidad en las cúpulas directivas de las formaciones explican la escasa representación femenina en los consistorios.

“La nueva legislación electoral produjo una menor visibilidad de las mujeres candidatas, afectando su capacidad electiva". Por otra parte, la falta de vigencia de las políticas de igualdad de género dentro de los órganos de decisión y las directivas de los partidos provoca una menor cantidad de representación femenina en éstas y, por ende, que haya menos electas.