Así actúan los clonadores en cajeros automáticos

El ataque de los clonadores

Las bandas internacionales consideran que Chile es un país donde no arriesgan penas muy altas por la réplica de tarjetas.

01
agosto
2012

En las últimas semanas se ha visto cómo la acción de los clonadores de tarjetas de crédito está experimentando un fuerte aumento. La diferencia es que, si antes eran delincuentes nacionales los responsables de este delito, ahora son bandas extranjeras las que buscan quedarse con nuestros dineros.

Según cifras entregadas a 24 horas.cl por el OS-9 de Carabineros, si en el 2009 fueron detenidos 18 chilenos por este delito, en 2011 sólo fueron dos los apresados de un total de 34. El resto son personas de nacionalidad brasileña, colombiana, dominicana e, incluso, de países tan lejanos como Bulgaria.

Al respecto el teniente de Carabineros Fernando Berna explicó que los extranjeros se sienten atraídos por nuestro país, ya que sólo establece penas por este delito van entre los 61 días y los tres años de presidio.

Es por eso que verdaderas bandas internacionales llegan a nuestro país y se dedican a retirar dinero de forma ilícita. La última agrupación de este tipo arribó hace unos días y está compuesta por ciudadanos colombianos. De hecho, se investiga su casi segura participación en la estafa que tiene afectadas a más de mil personas en Temuco.

Según datos oficiales, en 2009 se registraron 1.911 clonaciones, que fueron 3.124 en 2010 y 6.190 en 2.011. Un aumento constante y preocupante.

El teniente Berna añadió que las horas preferidas para la clonación de tarjetas son de las 20.00 horas en adelante, preferentemente en cajeros de la zona oriente y centro de Santiago.

SUS MÉTODOS

Junto con este aumento, los delincuentes han perfeccionado sus fechorías. Carabineros identifica al menos cuatro métodos:

- "El cambiazo": A través de la distracción de la víctima o la colocación de una falsa estructura se busca la estafa. El primer tipo de "cambiazo" se logra en momentos que una persona entra en un cajero automático y dos sujetos la distraen con golpe casual o la caída de un billete al suelo. Ahí la persona se distrae, permitiendo que los delincuentes tomen su plástico y lo intercambien por uno falso e idéntico al original.

Otra forma de "cambiazo" es cuando se coloca una entrada falsa en un dispensador. La persona coloca la tarjeta, pero éstas queda atrapada en un sitio falso. Asimismo, los delincuentes se aseguran instalando una micro-cámara para captar la clave secreta y así girar dinero.

- "El trabador": Este método se utiliza colocando un cartón color piedra en la parte donde sale el dinero. La persona coloca su tarjeta y trata de sacar dinero, pero no puede por el cartón. Se va pensando que el dispensador tiene una falla y el dinero queda por los delincuentes.

- "El lazo libanés": Un dispositivo se coloca donde se introduce la tarjeta. Éste se amarra con un hilo dental en el cajero, quedando la tarjeta atrapada en el cajero automático.

- Delitos informáticos: Acá se instalan réplicas de cajeros automáticos o partes de él. Por ejemplo, los cajeros tienen una especie de boca de color verde donde se coloca la tarjeta. Los sujetos instalan un falso dispositivo que, a diferencia del "cambiazo", cuenta con una memoria que logra captar la banda magnética de las tarjetas y, por ende, la puede clonar. Además, este dispositivo tecnológico cuenta con una cámara orientada hacia el teclado que permite ver la clave secreta. Con ambos datos, y teniendo la tarjeta más simple (como la de un parque de entretenciones), se pueden traspasar los datos.

Dentro de esta categoría, también están los virus y los falsos sitios web que se hacen pasar por bancos.

EL ORGANIGRAMA DE LAS BANDAS

Estas bandas tienen una detallada organización. Está el "líder o jefe de la agrupación" (trabaja desde su casa); el "encargado de las tecnologías" (planea los dispositivos); "el ejecutor" (instala los dispositivos y puede ser más de una persona); "los caminantes" (extraen la información de las tarjetas); y "los colaboradores" (son quienes se movilizan y no tienen antecedentes).

 

RECOMENDACIONES

Carabineros entrega una serie de recomendaciones para prevenir ser víctima de delitos. Por ejemplo: verificar la autenticidad del cajero; estar atento a las claves (cambiarlas y que no sean fáciles de averiguar); fijarse en quienes nos acompañan en un dispensador; siempre el sacar el saldo para verificar que se realizó la operación que pedimos; y en caso de cualquier irregularidad hacer la denuncia al banco respectivo, la Policía de Investigaciones (PDI), el Ministerio Público o Carabineros.

En países europeos que ya sufrieron esta lacra con anterioridad, recomiendan tapar con una mano la teclera al momento de digitar la clave. Además, los cajeros piden insertar la clave una segunda vez antes de retirar el dinero, lo que permite cerciorarse de si se está siendo vigilado antes de efectuar el reintegro.