Condenan a hombre que abusó de hijastras drogándolas

Tribunal de Villarrica condenó a 15 años de prisión a Vladimir Ferrada por los delitos de abuso sexual infantil reiterado, abuso sexual reiterado y estupro.

20
junio
2013

El Tribunal Oral de Villarica condenó a 15 años de presidio a Vladimir Ferrada por los delitos de abuso sexual infantil reiterado, abuso sexual reiterado y estupro, cometidos en prejuicio de dos menores de edad, hijas de su pareja.

De acuerdo a lo informado por el Ministerio Público, los fiscales Roberto Garrido y Néstor Riquelme, acreditaron que el año 1995 el condenado comenzó una relación de convivencia con la madre de las niñas, de 5 y 3 años aproximadamente, en una parcela ubicada en el kilómetro 8,5 del camino Villarrica Pucón.

En este contexto, Ferrada Grandón asumió el rol paterno, lo que generó en las niñas una relación de dependencia emocional hacia él, lo que le permitió tener una posición dominante que utilizó para realizar diversas acciones de connotación sexual en contra de las víctimas, que se desarrollaron progresivamente y en forma reiterada en el tiempo entre los años 2000 y 2008.

ABUSOS EN CONTEXTO MÍSTICO

En base a la declaración de testigos y peritos, se pudo establecer que una parte de los abusos sexuales fueron cometidos en un contexto "místico-religioso", en ceremonias de transmisión de energía y rituales de iniciación sexual inspiradas en enseñanzas tipo tántricas e hindú, en las cuales Vladimir Ferrada Grandón forzó a sus hijastras a consumir alcohol y ayahuasca.

"Es un antecedentes que surgió en el juicio para demostrar que ejercía un liderazgo, no sólo en la familia en concreto sino también en ciertos círculos sociales. Incluso uno de los testigos que aportó la propia defensa señala que él oficiaba ciertas ceremonias religiosas y era una persona de vasta cultura que ejercía influencia en los demás", explicó el fiscal Roberto Garrido.

24Horas.cl/ con información del Ministerio Público