Situación límite en Gendarmería

Dirigente de los funcionarios penitenciarios relata las condiciones que deben enfrentar en sus trabajos y los efectos de ésto en la vida de los gendarmes.

02
octubre
2012

Cinco funcionarios de Gendarmería se han suicidado en lo que va del año.

Esas son las lamentables estadísticas que registra la Asociación Nacional de Funcionarios Penitenciarios de Gendarmería (Anfup), una tasa que sobrepasa los cuatro funcionarios fallecidos de la misma forma durante el 2011.

Es el extremo más dramático de las duras condiciones laborales que enfrentan los gendarmes en su labor diaria, según denunció Juan Mella Contreras, presidente de la Anfup.

Si bien asegura que su intención no es avalar acciones ilegales de algunos de sus compañeros, sí asegura que esta difícil situación puede llevar a algunos gendarmes a cometer ilícitos, haciendo llamativo extremos como la obtención de un "dinero extra", como el complicado caso de corrupción que debió enfrentar este lunes la institución.

En esa ocasión, el teniente 1° Walter Martínez fue dado baja luego que, previo pago de un monto de dinero, dejara pasar a la ex Penitenciaría 63 celulares, 487 gramos de diversas drogas (cocaína, pasta base y marihuana), 59 chips, DVD y cargadores de los mismos teléfonos, entre otros elementos. Se investiga si hay más funcionarios involucrados en esta red de corrupción.

En conversación con 24horas.cl, Hernández denunció  las situaciones que deben enfrentar los funcionarios en sus trabajos y que -según explicó- repercuten en su salud mental y relación familiar.

Así lo demuestran las estadísticas manejadas por la organización. De hecho, en los últimos cinco años los suicidios ascienden a 27.

"Aquí haces horas extras y no se pagan, todos recibimos por un sueldo predeterminado. Esto deriva en las enfermedades psicológicas que tienen nuestros funcionarios. Somos la institución que tiene más suicidios en el año", sostiene.

De acuerdo a Hernández, el sueldo promedio en la institución es de $ 350 mil y al entrar a Gendarmería el salario ronda entre los $280 y $300 mil. Por este dinero "tienen que estar los 365 días cumpliendo funciones en turnos agotadores que muchas veces pasan los diez días de trabajo seguidos para tener un día libre", lo que "repercute en la situación familiar de los funcionarios penitenciarios", denuncia el dirigente.

"Las condiciones laborales de los gendarmes no han cambiado nada de como eran hace tres o cuatro años atrás en términos de sobrecarga laboral. Hace tiempo que tenemos las mismas condiciones inseguras", dijo Hernández.

"Trabajar en Gendarmería es como estar preso", sentencia.

Hernández, además, aseguró que hay cuatro psiquiatras en la institución para 14 mil funcionarios, quienes enfrentan condiciones de alto estrés.

"Todo conlleva que existan factores que facilitan la corrupción para que entre en nuestras filas", afirma el dirigente.

El dirigente asegura que han intentado reunirse con las autoridades de Gendarmería y de Gobierno, pero que sólo se escuchan "cantos de sirena" y no soluciones. Ahora estudian convocar a movilizaciones, tal como sucedió hace unos años.

Desde la Anfup se facilitaron algunos ejemplos fotográficos de las complicadas condiciones en que realizan su trabajo:

 

GENDARMERÍA RESPONDE

Al ser preguntado por su opinión ante estas denuncias, desde Gendarmería sólo se respondió a través de un correo electrónico al requerimiento de entrevistar a su director nacional, Luis Masferrer.

Según la institución, "este tipo de casos son excepciones (lo del teniente Martínez) y se están pesquisando. El involucrarse en hechos constitutivos de delitos, no tiene que ver necesariamente con las remuneraciones o características del trabajo penitenciario, sino que más bien con la formación valórica y ética que debe tener el personal y que es precisamente, algo que se está fortaleciendo bajo esta administración”.

Asimismo, se facilitaron dos archivos de audio en los que tanto Masferrer como el jefe de unidad del CDP Santiago Sur (ex Penitenciaría), comandante Ricardo Quintana, rechazaban lo ocurrido y señalaban "habrá tolerancia cero con este tipo de casos".