7 preguntas para entender la crisis nuclear con Irán

7 preguntas para entender la crisis nuclear con Irán

Mientras continúan los esfuerzos diplomáticos por lograr un acuerdo sobre el programa nuclear iraní antes de que venza el plazo y se habla de una posible extensión, analizamos los pormenores de la crisis.

24Horas.cl TVN
24.11.2014

El domingo por la noche se contemplaba la posibilidad de extender las negociaciones.

Delegaciones de Irán y seis potencias mundiales se encuentran en las fases finales de negociación para acabar con la crisis de una década sobre el programa nuclear iraní.

Sin embargo, ahora el llamado grupo P5+1 discute con funcionarios iraníes la posibilidad de ampliar el plazo para alcanzar un acuerdo que vence este lunes.

Los diplomáticos aún reportan "graves grietas" en las conversaciones que se realizan en Viena, de modo que de lograrse un pacto, podría ser provisional.

El P5+1 -Estados Unidos, Reino Unido, Rusia, China, Alemania y Francia- quiere que Irán detenga su programa nuclear, a cambio del levantamiento de las sanciones de Naciones Unidas.

Irán, por su parte, asegura que no quiere desarrollar armas nucleares, pero sí está interesado en la energía atómica.

Las siguientes interrogantes que ayudan a comprender el avance de los diálogos.

1. ¿Por qué hay una crisis?

En resumen, porque las potencias mundiales sospechan que Irán no ha sido honesto sobre su programa nuclear y creen que está en la búsqueda de la capacidad para construir una bomba nuclear.

Irán, mientras tanto, dice que tiene derecho a usar la energía nuclear y enfatiza que su programa nuclear tiene únicamente fines pacíficos.

141124020850__72393249_72392412.jpg  

2. ¿Por qué ha durado tanto tiempo?

El programa nuclear de Irán se hizo público en 2002, cuando un grupo opositor reveló actividad secreta que incluía la construcción de una planta de enriquecimiento de uranio en Natanz y un reactor de agua pesada en Arak.

El uranio enriquecido puede usarse para fabricar armas nucleares y el combustible reciclado de un reactor de agua pesada contiene plutonio apto para fabricar una bomba.

El gobierno iraní posteriormente accedió a las inspecciones del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Sin embargo, el OIEA fue incapaz de confirmar lo que Irán aseguraba: que su programa nuclear era exclusivamente para fines pacíficos y que no había tratado de desarrollar armas nucleares.

Esto llevó a EE.UU. y sus aliados europeos a presionar a Irán para que dejara de enriquecer uranio, pues aunque puede tener fines civiles, también sirve para fabricar bombas nucleares si la concentración del principio activo uranio-235 es de 90% o más.

Pero la elección del presidente Mahmud Ahmadineyad en 2005 detuvo cualquier avance en las negociaciones y la OIEA refirió a Irán ante el Consejo de Seguridad de la ONU por no cumplir con su Tratado de No Proliferación Nuclear.

141124020851__72393250_72392723.jpg  

Desde entonces, el Consejo de Seguridad ha aprobado seis resoluciones -algunas de ellas con sanciones- que exigen que Irán deje de enriquecer uranio.

En 2012, EE.UU. y la UE comenzaron a imponer sanciones adicionales a las exportaciones de petróleo y los bancos, lo cual paralizó la economía.

Pese a ello, Irán continuó enriqueciendo uranio. En 2009, reveló la existencia de una nueva instalación subterránea en Fordow.

Varias rondas de negociaciones se han llevado a cabo entre Irán y el P5+1.

Durante años no se logró avanzar, pero el ánimo cambió con la llegada a la presidencia de Hassan Rohani en junio de 2013. Cinco meses después, tras conversaciones bilaterales secretas entre EE.UU. e Irán, los negociadores alcanzaron un acuerdo provisional.

3. ¿Qué acordaron hacer ambas partes?

En el marco del Plan de Acción Conjunto que entró en vigor en enero de 2014, Irán acordó congelar su producción de uranio enriquecido por encima del 5% de pureza y se comprometió a diluir o convertir en óxido las reservas de uranio con una concentración cercana al 20%.

Irán dijo que no instalaría nuevas centrifugadoras de uranio ni construiría instalaciones de enriquecimiento adicionales. También acordó no comisionar ni alimentar el reactor en Arak y no construir una planta de reprocesamiento de combustible en esa zona.

Si bien la mayoría de las sanciones internacionales -que incluyeron medidas clave en el sector petrolero, bancario y financiero- se mantuvieron en pie, el P5+1 acordó permitir a Irán que repatriara unos US$4.200 millones en ingresos por ventas de petróleo, atrapados en cuentas del extranjero.

141124020852__72394635_72392725.jpg  

Se reanudaron las ventas de productos petroquímicos y el comercio de oro y otros metales preciosos, así como las transacciones con empresas extranjeras relacionadas con la industria automotriz iraní. Se esperaba que ello generara unos US$1.500 millones en ingresos.

Igualmente se le dio acceso a casi US$400 millones en efectivo para pagar la matrícula de los iraníes estudiando en el extranjero, piezas de repuesto para aviones civiles y compra de comida y medicinas.

4. ¿Se logrará un acuerdo final en noviembre?

Desde el comienzo de las negociaciones, diplomáticos han advertido que un acuerdo nuclear integral sería difícil de alcanzar, debido a las importantes diferencias entre Irán y el P5+1.

Ambas partes dijeron que durante las seis rondas de conversaciones entre enero y julio de 2014 se produjeron avances significativos, incluido el rediseño del reactor de Arak para reducir sustancialmente la cantidad de plutonio que produciría.

Sin embargo, también se acusaron mutuamente de hacer exigencias poco realistas, sobre todo en cuanto al enriquecimiento de uranio.

141124020851__72393254_72392729.jpg  

Informes aseguran que Irán está ofreciendo congelar el número actual de centrifugadoras operativas de tres a siete años.

Luego, en su opinión, debe haber suficiente capacidad de enriquecimiento para producir combustible para la central de Bushehr, cuando el acuerdo con Rusia que suministra combustible al reactor expire en 2021.

Eso requeriría que Irán ampliara su capacidad actual diez veces o más, lo que para los expertos reduciría a pocas semanas el tiempo requerido para fabricar armas con uranio.

Finalmente, Irán afirma que aceptaría inspecciones más intrusivas por parte del OIEA, a cambio de una mayor capacidad de enriquecimiento y de que se le permita continuar con la investigación y el desarrollo.

El P5+1 quiere una reducción drástica de la capacidad de enriquecimiento actual de Irán.

Para el grupo, el país no tiene necesidad de producir grandes cantidades de combustible, ya que Rusia está dispuesta a suministrar combustible para el reactor de Bushehr durante su vida útil.

Se cree que las restricciones deben tener una vigencia de al menos dos décadas y contar con una amplia supervisión.

Los dos equipos negociadores se han acusado mutuamente de realizar demandas poco realistas.

141124020852__72394639_72392420.jpg  

Las restricciones políticas internas en Irán también podrían estar limitando las posibilidades de compromiso sobre el enriquecimiento.

Según analistas, los negociadores iraníes tendrán dificultades para defender un acuerdo que no preserve la capacidad actual del país.

Pero para los negociadores occidentales también será difícil sellar un acuerdo que permita a Irán producir armas de uranio rápidamente.

5. ¿Por qué se sospecha que Irán busca armas nucleares?

El líder supremo iranó, el ayatolá Ali Jamenei, declaró en 2009: "Rechazamos las armas nucleares y prohibimos su uso y producción".

Sin embargo, en 2011 el OIEA publicó un informe donde solicitaba "información creíble" sobre el hecho de que Irán había llevado a cabo actividades "relevantes para el desarrollo de un dispositivo nuclear explosivo" y llama la atención sobre un complejo militar en Parchin, sur de Teherán, que el OIEA no ha podido visitar desde el año 2005.

Otros reportes conocidos en 2000 aseguran que se construyó una embarcación para efectuar experimentos hidrodinámicos que incluían uso de explosivos en combinación con materiales nucleares o sustitutos, "lo cual eran fuertes indicadores de posibles desarrollos de armas", según la OIEA.

EE.UU. alegó que Irán tuvo un programa de armas nucleares en 2003, pero aseguró que altos funcionarios de ese país lo detuvieron apenas fue descubierto.

En septiembre de 2014, la OIEA indicó que Irán falló en explicar cuestiones no resueltas sobre su investigación de detonadores que podían ser usados para activar un arma nuclear y estudios que podían ser relevantes para calcular la potencia explosiva de la misma.

Irán también continuó negando permiso para que los inspectores de la OIEA visitaran Parchin.

6. ¿Cómo Irán justifica su negativa a obedecer las resoluciones de la ONU?

La tecnología usada para enriquecer uranio al nivel necesario para la energía nuclear, también puede utilizarse para enriquecerlo en la concentración más alta -90%- necesaria para una explosión.

Irán escondió un programa de enriquecimiento durante 18 años, por lo que el Consejo de Seguridad cree que, al menos hasta que se comprueben sus intenciones pacíficas, debe detener sus actividades nucleares y de enriquecimiento.

141124020851__72393253_72392727.jpg  

Irán, por su parte, señaló que está haciendo lo posible bajo el Tratado de No Proliferación Nuclear, que permite a los estados signatarios enriquecer uranio a ser utilizado como combustible para generar energía.

Dichos estados deben permanecer bajo la vigilancia de la OIEA.

Si bien Irán está siendo inspeccionado, no se le están aplicando las normas más estrictas, debido a que el país no está de acuerdo con ellas.

7. ¿Podría Irán fabricar una bomba nuclear si lo quisiera?

Hay opiniones variadas sobre este tema.

El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, dijo en una audiencia en el Senado en abril de 2014 que Irán tenía la capacidad de producir uranio para fabricar una bomba nuclear en dos meses, si así lo decidiera.

Sin embargo, advirtió que eso no significaba que Irán contara con una ojiva o un sistema de suministro adecuado.

Eso también fue antes de que la OIEA confirmara en julio que Irán había convertido todo su uranio enriquecido con una concentración del 20% en formas que conllevaran menos riesgo de proliferación.

141124020852__72394636_72392731.jpg  

Expertos del Instituto para la Ciencia y la Seguridad Internacional, con sede en Washington, advirtieron en un informe publicado en 2013 que cualquier proceso de fabricación de bombas se lleva a cabo en secreto, por lo que los plazos calculados eran muy difíciles de cumplir.

De hecho, expertos han pronosticado por décadas que Irán se encontraba a punto de fabricar una bomba nuclear.

Aunque la OIEA pueda inspeccionar la cantidad de uranio, las habilidades de los científicos involucrados en la investigación de armas nucleares son difíciles de evaluar.


TE PUEDE INTERESAR
24Play
24Play
24Play

Noticias de Chile y el mundo en la señal de 24horas.cl

24HORAS VIDEO
24 HORAS FOTO

@24horas.cl Televisión Nacional de Chile - Bellavista 0990 Providencia, Santiago. Fono:(+56 2) 2707 7777 . Mail: [email protected] - Denuncias: [email protected]