Cartas de amor desde el frente de la Primera Guerra Mundial

Cartas de amor desde el frente de la Primera Guerra Mundial

Entre los preparativos para la celebración, el año que viene, del centenario de la Primera Guerra Mundial, se encuentra un archivo digitalizado de las cartas y testamenos de miles de soldados británicos que lucharon en el frente.

24Horas.cl TVN
30.08.2013

Matt Lee BBC

Los soldados guardaban los documentos en sus uniformes.

Los últimos deseos, pensamientos y preocupaciones de más de 230.000 soldados que murieron en el frente durante la I Guerra Mundial estarán disponibles en internet.

Los soldados guardaban los testamentos escritos a mano en sus agendas de bolsillo, que metían en sus uniformes.

Ahora, los documentos originales en papel que sobrevivieron desde entonces están preservados en 1.300 cajas dentro de un almacén con temperatura controlada gestionado por la compañía de datos Iron Mountain, en Birmingham, Reino Unido.

Los testamentos, propiedad del Servicio de Tribunales de Su Majestad (HMCTS, por sus siglas en inglés), están siendo digitalizados y estarán listos para el centenario de la Guerra, que se cumple el año que viene.

El enorme archivo en línea forma parte, además, de un proyecto más amplio para poner a disposición del público los testamentos de todas las guerras, desde la Guerra de los Boers al conflicto de las islas Falkland/Malvinas.

La BBC tuvo acceso al primer paquete disponible en internet, que incluye los documentos de un antiguo jugador de fútbol profesional y el abuelo del músico de rock Mick Fleetwood.

Lea también: Muere el último combatiente de la Primera Guerra Mundial

Harry Lewis-Lincoln

26 años, Primer Regimiento de Bedfordshire

 

El soldado Harry Lewis-Lincoln murió mientras combatía con su regimiento en Hill 60 cerca de Ypres, en Bélgica, el 5 de mayo de 1915.

El libro de bolsillo que contenía su testamento también incluía una carta que, al igual que en muchos otros casos, iba dirigida a la mujer que se cree era su amor en Reino Unido.

La carta explica: "El viernes por la mañana nos vamos por la costa directamente a Bélgica, se supone que no te puedo contar esto".

El historiador de asuntos militares Jon Cooksey cree que la carta nunca fue enviada porque se hubiera concebido como material sensible.

"Si los alemanes se hubieran apoderado de dicha información, habría sido desastroso porque siempre querían saber dónde estaban las unidades y los movimientos de las tropas", señala.

"También refleja cómo algunos soldados esperaban una guerra 'larga y dura', un detalle del que nunca se habría hablado en el ámbito doméstico para no mermar la moral".

La carta también hace mención a un chico que se cree era el hijo de Lewis-Lincoln.

Dice: "Si nunca regreso a casa, dejo al niño a tu cargo y sé que harás lo mejor para él".

Joseph Dichburn

24 años, Infantería Ligera de Durham

Mientras algunos soldados expresan sus pensamientos e inquietudes a sus seres queridos, el soldado Joseph Ditchburn parece más preocupado por asuntos más mundanos.

Su testamento tiene una carta de acompañamiento en la que se explica que dejó toda su ropa y su bicicleta a su madre, a la que cita como Sra. Moralee.

La carta, escrita en papel con membrete, indica la dirección de un taller de reparación de bicicletas en Lichfield, Staffordshire –junto con estrictas instrucciones.

Se lee: "Es una máquina muy buena y vale mucho dinero y he pagado por su reparación; si hay algo extra que pagar, hazlo".

El soldado Ditchburn recibió un disparo en el abdomen mientras luchaba contra tropas alemanas en la Infantería Ligera de Durham en Armentieres, en la frontera franco-belga, el 13 de octubre de 1914.

Falleció en un hospital a causa de sus heridas.

El historiador Jon Cooksey dice que el testamento refleja que el soldado era un "personaje colorido".

"Su informe médico muestra que tenía tatuajes por los brazos y su cuerpo", añade.

"Tuvo varias advertencias y reprimendas a lo largo de su carrera; entre otras cosas, por haberle dicho una falsedad a un sargento, y por hablar de manera inadecuada a un oficial de alto rango.

"Siempre tenemos la imagen de los soldados como miembros ejemplares de la sociedad, pero algunos de ellos podían ser también travieso".

Albert Victor Butler

29 años, Batallón 17 del regimiento de Middlesex

El cabo Albert Victor (Ben) Butler era un jugador de fútbol profesional de los equipos Reading y Queens Park Rangers.

El Batallón 17 del regimiento de Middlesex, en el que sirvió, también se conocía como el Primer Batallón de los Futbolistas.

Pero incluso si hubiera sobrevivido a la guerra, el soldado nunca hubiera podido volver a jugar al fútbol de forma profesional; su pierna derecha fue segada durante un bombardeo en las trincheras de Cite Calonne el 3 de mayo de 1916.

Murió por las heridas en un hospital militar 10 días después.

Jon Cooksey dice que sus últimos días están documentados en un informe escrito por el capellán militar, Reverendo Samuel Green.

"El escrito es emotivo y finaliza con las palabras: 'Ha jugado. No dudo que ha ganado. Un colega estupendo, descanse en paz'".

Las cartas acercan a los familiares con sus seres perdidos en la guerra.

En su testamento le deja "todas mis propiedades y bienes" a su esposa Kate Butler.

Cooksey asegura que los testamentos eran documentos esenciales para que los descendientes se hagan una idea de lo que era la vida en aquel entonces.

"Los testamentos nos dan piezas reales de información que rellenan los huecos que hay en el historial de servicio de un hombre, porque no se trata sólo del aspecto militar, sino de su rol en la sociedad y el entorno del que procedían.

"Estos hombres estaban dejando atrás sus familias, eran parte del tejido de su comunidad.

"Sus muertes fueron sentidas por comunidades enteras, no sólo por sus seres queridos, y en este caso, por los seguidores de un club de fútbol".

John Henry Fleetwood

32 años, regimiento de York y Lancaster (6º Batallón)

El soldado John Fleetwood era el abuelo del músico Mick Fleetwood, el fundador de la banda de rock británica Fleetwood Mac.

Fabricante de calderas, se enroló en el regimiento de York y Lancaster (6º Batallón).

El soldado Fleetwood sirvió en Galípoli, Turquía, pero fue retirado enfermo con una grave disentería y trasladado a un hospital en Pieta, Malta, donde murió el 30 de diciembre de 1915. Está enterrado en la isla.

Jon Cooksey dice: "Es sorprendente que un nombre grande y famoso esté ligado a otras 250.000 familias en esta colección a través de un hombre que cumplió con su deber y murió por el Imperio".

Y cree que el hecho de que los documentos fueran escritos a mano lo hace más emotivo.

"Si se observa la escritura a mano, está hecha en un estilo de letra bonito, y hay que recordar que era el primer ejército real que Reino Unido formó con tropas alfabetizadas y educadas", subraya.

"El hecho de que los documentos aparezcan en la propia escritura de los hombres le ofrece a sus familiares un lazo tangible con ellos y lo que sentían en ese momento".

John Apthorpe, de la empresa Iron Mountain, dice: "El archivo no es sólo una valiosa fuente de información para historiadores; le da al público en general, aquí y en el exterior, la oportunidad de acercarse a sus ancestros perdidos.

"Hasta ahora hemos encontrado los testamentos de hombres condecorados con la Cruz Victoria, antiguos futbolistas y parientes de famosos, y esto es sólo una fracción de las historias que tenemos por descubrir".


TE PUEDE INTERESAR
24Play
24Play
24Play

Noticias de Chile y el mundo en la señal de 24horas.cl

24HORAS VIDEO
24 HORAS FOTO

@24horas.cl Televisión Nacional de Chile - Bellavista 0990 Providencia, Santiago. Fono:(+56 2) 2707 7777 . Mail: [email protected] - Denuncias: [email protected]