Por qué gente común y corriente comete atrocidades

Por qué gente común y corriente comete atrocidades

La tortura sistemática y aniquilación de millones de personas, como en el Holocausto durante la Segunda Guerra Mundial, no habría sido posible sin que gente como tú o yo se involucrara. ¿Cómo comprenderlo?

BBC Mundo
08.02.2016

BBC, iWonder

El Holocausto fue en muchos sentidos el genocidio más moderno jamás visto. Se llevó a cabo utilizando toda la capacidad institucional burocrática del Estado moderno con el objetivo de exterminar a los judíos.

Fue asesinato a escala industrial, y se requirió de un proceso industrial para lograrlo.

Desde los empleados de oficina que planificaron y supervisaron la logística, al personal ferroviario que dirigía los trenes, hasta los policías comunitarios que custodiaban las calles, cientos de miles de personas comunes y corrientes fueron parte de este intento de genocidio.

Sigue siendo difícil entender cómo fue posible.

Podríamos asumir que a los ciudadanos les daba tal terror la retribución del régimen nazi que, aunque no querían, lo hicieron.

Pero la verdad es mucho más perturbadora.

De hecho, miles de personas, que habían sido vecinos de judíos durante generaciones, estuvieron muy dispuestas a volverse contra ellos y unirse al plan de asesinato en masa.

Pero, ¿qué tipo de gente?

Aunque algunas personas en Alemania y la Europa ocupada tuvieron el valor suficiente como para ayudar a los judíos, otros se convirtieron en asesinos.

¿Quizás fue resultado de experiencias pasadas?

Los antecedentes de cuatro de las personas involucradas en el Holocausto y las atrocidades nazis contra otros grupos que te presentamos a continuación no muestran nada que los marcara como asesinos sádicos.

bbc.JPG  

Policía

Cuando era niño, Sawoniuk ganaba dinero haciendo mandados para los judíos en Sabbat, el día sagrado.

En 1941, el pueblo en el que vivía, Domaczewo (entonces parte de Polonia, ahora de Bielorrusia), fue capturado por los nazis.

Sawoniuk se ofreció como voluntario a la policía auxiliar. Su unidad custodiaba el gueto judío.

El 20 de septiembre de 1942, casi 3.000 judíos fueron asesinados.

Sawoniuk lideró los escuadrones de policía de búsqueda y aniquilamiento, que perseguían a los que intentaban escapar.

Escuadrones como ese actuaron en Polonia, Ucrania, Letonia y Lituania.

Estaban entrenados para luchar contra los miembros de la resistencia y para matar judíos.

Guarda de campo de concentración

160205153452_atrocidades_estrella_304x171_thinkstock_nocredit.jpg  

Braunsteiner nació en Austria. Como no tenía dinero para entrenarse como enfermera, tuvo que trabajar como empleada doméstica.

Después de que los nazis anexaron a Austria, empezó a trabajar en una fábrica de aeronaves en Berlín y luego consiguió un trabajo mejor pagado como guardia en Ravensbrück, un campo de concentración de mujeres.

Más tarde fue transferida a Majdanek, en Polonia, un campo de concentración y exterminación.

Estuvo involucrada en la selección de las mujeres y niños que eran enviados a las cámaras de gas, y era famosa por la brutalidad con la que trataba a los prisioneros.

Al final de la guerra había 3.500 mujeres empleadas como guardas en varios campos de concentración.

Burócrata

Tras educarse en una de las escuelas más prestigiosas de Francia, Papon empezó a trabajar en la administración pública, donde fue ascendiendo rápidamente.

Cuando los nazis ocuparon Francia, en 1940, mantuvo su puesto y sirvió en el gobierno colaboracionista Vichy.

Era el responsable de la política hacia los judíos en la región de Bourdeaux y firmó documentos que llevaron a la deportación de casi 1.600 judíos a un campo de tránsito.

La mayoría de ellos fueron después transportados a Auschwitz, donde los mataron.

En la Europa ocupada por los nazis hubo miles de 'asesinos de escritorio' que se encargaron de la logística y administración de la matanza masiva desde oficinas remotas.

160205161554_atrocidades_puerta_624x351_thinkstock_nocredit.jpg  

Enfermera

Al principio de la guerra, Huber era la jefa de enfermeras en un hospital psiquiátrico en su ciudad natal en Alemania.

En 1940 el hospital se convirtió en un centro T4.

T4 era el nombre clave que se le daba al programa nazi en el que alrededor de 70.000 alemanes y austríacos con discapacidades mentales o físicas fueron eliminados.

En el hospital de Huber mataron al menos a 14.000 personas.

Ella era responsable de las drogas que se usaban en las inyecciones letales.

Además participaba en la falsificación de certificados de defunción que le enviaban a la familia de las víctimas.

Doctores, enfermeras y administradores trabajaron en seis de estos centros en Alemania y Austria.

Fueron los precursores de los campos de exterminio en Europa Oriental.

Entonces, ¿qué los pudo haber motivado?

Para tratar de entender, debemos que remontarnos al principio del siglo XX.

El antisemitismo en Europa era generalizado. En algunos lugares, los judíos eran considerados como forasteros y una amenaza y en otros como los responsables de la muerte de Jesucristo.

Adolfo Hitler explotó eso sentimientos, culpándolos de desestimar a Alemania durante la Primera Guerra Mundial y causar la humillante derrota. También, de provocar la Gran Depresión de 1929, tras la que millones quedaron desempleados.

bbc2.JPG  

La propaganda antisemita estaba en todas partes; formaba incluso parte del currículo escolar para niños desde los 4 años.

No sabemos cuántas vidas se perdieron debido a esos mensajes, pero para cuando empezó la guerra, los judíos habían sido deshumanizados.

Unos pocos se opusieron a que los arrestaran. Pero de hecho, muchos dentro y fuera de los campos de concentración, aprovecharon la oportunidad para quedarse con sus posesiones.

La muerte se convirtió en parte del trabajo cotidiano.

Muchos tuvieron empleos en los que seguir las reglas y lograr ascensos implicaba matar.

"Estaba obedeciendo órdenes"

Después de la guerra, muchas de las personas que tomaron parte en el Holocausto dijeron que no tenían más remedio que seguir las órdenes.

Sin embargo, los historiadores y los fiscales alemanes no han logrado encontrar un sólo caso de alguna persona que fuera amenazada de muerte o de prisión por negarse a participar.

La historia de Reserva de la Policía Batallón 101 muestra que incluso cuando se le dio la opción, la mayoría de la gente del común decidió cometer atrocidades.

160205153137_atrocidades_batallon_624x351_creativecommons_nocredit.jpg  

En 1942, el batallón -compuesto de hombres de mediana edad, muchos con familias- fue enviado al pueblo de Józefów en Polonia para atrapar judíos.

El comandante, el Mayor Wilhelm Trapp, les dijo a sus hombres que reunieran a todos los judíos y que separaran a los hombres para enviarlos a un campo de trabajo.

A las mujeres, los niños y los ancianos los tenían que aniquilar a tiros.

Al final de su discurso, Trapp dijo que aquellos que no querían participar, no tenían que hacerlo.

De los 500 hombres, sólo quince optaron por excluirse de la matanza.

En el transcurso de la guerra del batallón asesinó a miles de judíos.

Qué fue de nuestros cuatro ejemplos

Aunque algunos nazis de alto rango fueron procesados en el Núremberg y juicios posteriores, muchos perpetradores nunca fueron investigados.

El gran número de personas involucradas lo hizo logísticamente imposible.

bbc3.JPG  

Policía

Una vez se hizo evidente que Alemania iba a perder la guerra, Sawoniuk desertó de la fuerza de policía y se unió al cuerpo polaco del ejército británico.

Luego emigró a Reino Unido, haciéndose pasar por un patriota polaco.

Trabajó como inspector de boletos de trenes y nadie lo detectó hasta que su nombre apareció en una lista de sospechosos de crímenes de guerra que le envió el servicio secreto ruso, la KGB, a los británicos en los años 80.

En 1991 se promulgó una ley que permitió procesar a criminales nazis en Reino Unido.

En 1997 Sawoniuk fue arrestado. Dos años más tarde, fue declarado culpable de asesinato y condenado a cadena perpetua.

Murió en prisión en 2005.

Guarda de campo de concentración

Braunsteiner fue arrestada en 1946 y juzgada en un tribunal austríaco, pero sólo por su servicio en uno de los dos campos de concentración en los que trabajó.

La condenaron a tres años de prisión.

Cuando la liberaron se casó con un soldado estadounidense y se fue a vivir a Nueva York. Obtuvo la ciudadanía de EE.UU. en 1963.

Unos años más tarde, el cazador de nazis Simón Wiesenthal la encontró y fue extraditada a Alemania Occidental.

La llevaron a juicio, esta vez por su trabajo en Majdanek, y en 1982 fue condenada a cadena perpetua.

Debido al deterioro de su salud, fue liberada en 1996 y murió en 1999.

160205153809_atrocidades_rosa_624x351_getty_nocredit.jpg  

Burócrata

Tras la liberación de Francia, muchos miembros de alto rango del régimen colaboracionista Vichy fueron llevados a juicio por sus crímenes.

Sin embargo, Papon no fue investigado.

Continuó en su carrera de servidor público y ocupó varios altos cargos en el gobierno francés.

En 1981 era ministro de gobierno y emergió por primera vez evidencia de su rol en el Holocausto.

Finalmente fue llevado a juicio en 1997 y sentenciado a 10 años de prisión.

Salió de la cárcel en 2002 y murió de ataque al corazón 5 años después.

Enfermera

Huber fue sentenciado por una corte militar de EE.UU. a 25 años de cárcel por su complicidad en la matanza en el programa T4.

En esa época, muchos criminales de guerra fueron procesados por EE.UU. como parte de una estrategia de desnazificación que buscaba borrar la ideología nazi de Alemania y Austria.

En 1949, el canciller de Alemania Occidental, Konrad Adenauer, criticó la desnazificación, diciendo que si bien los 'verdaderos culpables' debían ser llevados ante la justicia, era impráctico intentar castigar a los millones de alemanes que apoyaron a los nazis.

Así, se le dio amnistía a muchos de esos criminales de guerra "menores".

En 1952, Huber fue liberada. Murió de vieja en 1983.

¿Por qué sigue ocurriendo?

Christopher Browning, historiador del Holocausto

bbc4.JPG  

Hay muchos aspectos singulares sobre el Holocausto, pero la naturaleza de los asesinos no parece ser uno de ellos.

Ningún gobierno que ha querido cometer genocidio ha fallado debido a la escasez de verdugos.

Los gobiernos tienen el poder de crear un marco institucional, organizacional, situacional que potencia a la gente para matar. Aprovechan de la conformidad de las personas, su deferencia y su deseo de ser estimados por sus compañeros.

Si hay circunstancias históricas, en las que ya existe un estereotipo tradicional de deshumanización, entonces es mucho más fácil de implantar el miedo y presentar lo que se hace en términos de autodefensa contra algún supuesto enemigo siniestro.

Sin embargo, sabemos de situaciones pasadas que no requirieron de siglos de odio o animosidad largo plazo. De hecho, la movilización para la matanza masiva se ha llevado a cabo muy rápidamente.

Jennifer Welsh, Asesor Especial de la ONU

160207151251_holocausto_atrocidades_624x415_thinkstock.jpg  

Desde la Segunda Guerra Mundial, la comunidad internacional ha tipificado el genocidio y establecido la Corte Penal Internacional. Más recientemente, creó los tribunales penales para la ex Yugoslavia y para Ruanda.

El objetivo es crear una cultura de rendición de cuentas y combatir la impunidad.

Así los actos de este tipo ya no son vistos como algo dentro de la jurisdicción interna de los Estados, o como parte del curso "normal" de la guerra. Ahora son un asunto de interés internacional, y pueden ser discutidos en foros internacionales como el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

No podemos decir que se ha hecho lo suficiente.

Dadas las limitaciones en la capacidad de los agentes externos para responder, o los intereses políticos fuertes que van en contra de la acción internacional de los vecinos poderosos, todavía no hay respuestas consistentes a pruebas de crímenes atroces.

Philippe Sands QC, Profesor de Derecho Internacional

El sistema actual del derecho internacional impone restricciones importantes en el poder del Estado, pero no ha eliminado las atrocidades. Si hay insuficiencia, no es en el contenido de las reglas, sino su aplicación.

Las matanzas y atrocidades no terminaron en 1945.

En todo el mundo se han producido acontecimientos terribles, como todos sabemos, y ningún continente ha sido inmune a matanzas en gran escala en las que un gran número de personas han atacados por ser miembros de un grupo en particular: racial, religioso, étnico, político y así sucesivamente.

¿Se han vuelto a ver actos similares a los del Holocausto hoy? Sí.


TE PUEDE INTERESAR
24Play
24Play
24Play

Noticias de Chile y el mundo en la señal de 24horas.cl

24HORAS VIDEO
24 HORAS FOTO

@24horas.cl Televisión Nacional de Chile - Bellavista 0990 Providencia, Santiago. Fono:(+56 2) 2707 7777 . Mail: [email protected] - Denuncias: [email protected]