Fuerzas militares estadounidenses y aliadas iniciaron ataques contra objetivos del EI en Siria.