Problemático deshielo en el Ártico

Aumento de temperaturas y una pérdida de entre el 10 y el 30% de los glaciares a finales de siglo son algunas de las conclusiones debatidas en el Congreso Artic Frontiers.

24
enero
2013

Como un "severo riesgo" han calificado los expertos el aumento del nivel del mar de entre 0,9 y 1,6 metros que se prevé para el 2100 producto del deshielo en el Ártico.

Cientos de miles de personas que viven en zonas costeras o pequeñas islas se encontrarían en un inminente peligro, según un informe presentado en el Congreso Artic Frontiers que reúne a más de mil delegados de 26 países.

El encuentro que se está viviendo en Tromso (Noruega) finaliza mañana viernes y tiene a políticos, empresarios, ecologistas, científicos y periodistas discutiendo, durante casi una semana, sobre la  necesidad de un tratado internacional para el Ártico.

El aumento del nivel del mar del estudio hace una comparación  con los percibidos en el año 1990, además de que en los últimos seis años han registrado los días más cálidos desde los primeros informes en 1980.

Con el nombre de "El clima del Ártico: cambios en la nieve, el agua, el hielo y el permafrost", el informe efectuado por más de 230 científicos en el Grupo de Monitoreo y Evaluación del Consejo Ártico entrega un resumen y las conclusiones de las investigaciones sobre el Ártico y lo que ocurre con sus hielos.

"Con esta síntesis queremos acercar a la sociedad civil la última ciencia y predicciones de futuro sobre el Ártico para que sea consciente de los cambios tan acelerados que están ocurriendo y de sus implicaciones", señala  Lars-Otto Reirsen, secretario ejecutivo del Grupo de Seguimiento y Evaluación del Consejo Ártico.

El estudio, además, advierte un aumento de temperaturas de dos grados en una de las capas más heladas lo que ha provocado problemáticos retrocesos de hielo, especialmente, en zonas cercanas a Quebec (Canadá) y Rusia.

"Esa ciencia dice que la criosfera del Ártico (la capa de la tierra que esta permanente o temporalmente helada) ha experimentado cambios abruptos y sin precedentes en la última década", agregó Reirsen.

Una situación preocupante, ya que los científicos alertan que el aumento de temperatura en el Ártico, especialmente en otoño y el invierno, continúe en los próximos años aunque las emisiones de gases de efecto invernadero sean menores que la registradas en la última década.

Se prevé que el incremento de temperatura sería entre 3 y los 6 grados en 2080 respecto a los niveles de 1990, lo que provocaría una mayor evaporación de agua y, con ello, más tormentas y nevadas.

Los modelos de  predicción climática expuestos en el informe registran, además,  una pérdida de entre el 10 y el 30%  de los glaciares a finales de siglo.