Bola de fuego en Júpiter

Bola de fuego en Júpiter

El aparente impacto de un asteroide o un cometa en Júpiter creó una gigantesca bola de fuego la madrugada del lunes, tan grande y brillante que astrónomos aficionados pudieron verla en la Tierra.

El sorprendente impacto fue reportado por el astrónomo aficionado Dan Peterson, de Racine, Wisconsin, quien realizaba observaciones del planeta  cuando ocurrió el suceso, publica el sitio web Spaceweather.com.

"Fue un brillante destello que duró sólo 1.5 a 2 segundos" dijo Peterson, al describir la explosión que se produjo cerca del cinturón ecuatorial de Júpiter.

No está claro si el impacto dejó una cicatriz en la superficie del planeta, como las observadas en 1994 cuando el cometa Shoemaker-Levy 9 se fragmentó y cayó en pedazos en el planeta.

Tampoco se sabe si el cuerpo que cayó era un asteroide o un cometa, aunque fue “pequeño”.

 

"Mi mejor conjetura es que se trataba de un pequeño cometa que ya es historia, pero que firmó su nombre por encima de las nubes de Júpiter", escribió Peterson en alusión a la brillante explosión.

En Dallas, Texas, otro astrónomo aficionado, de nombre George Hall, al leer el reporte inicial de Peterson en un foro, revisó las grabaciones que había hecho a la misma hora del impacto.

"Cuando vi el post, me fui hacia atrás y examiné los videos que había recogido esa mañana", escribió en la misma página web la noche del lunes.

Efectivamente, Hall había capturado en video el impacto e informó que se produjo a las 6:35 am hora del centro de Estados Unidos.

Este impacto es el cuarto informe de objetos que golpean Júpiter desde julio de 2009, cuando los astrónomos aficionados vieron una mancha del tamaño del Océano Pacífico entre las nubes del planeta, después del aparente impacto de un asteroide en el gigante gaseoso.

Otros dos eventos de impactos en Júpiter fueron reportados en 2010, pero el más deslumbrante de todos se produjo en 1994 cuando el cometa Shoemaker-Levy 9 chocó contra el planeta. El cometa se rompió en más de 20 partes cuando se acercaba y cada pieza se estrelló siguiendo una secuencia parecida a un bombardeo que dejó una fila de manchas oscuras o cicatrices en la superficie del planeta.



RELACIONADOS

  • El real lado oscuro de la fuerza  | Científicos concluyen que hay un 99,996% de probabilidades de que exista uno de los grandes misterios del universo.

  • Con una cámara y un globo | Joven de 19 años gastó $150 mil en un modesto proyecto aeroespacial y obtuvo imágenes similares a las que hace la NASA.