Ramsés III murió degollado

Ramsés III murió degollado

El reinado de Ramsés III, el último gran faraón del imperio nuevo de Egipto, terminó de forma abrupta y violenta: degollado por sus esposas.

La misteriosa muerte -conocida como la "Conspiración del harén"- ha sido finalmente resuelta tras años de especulaciones, gracias sobre todo al detallado análisis hecho por el equipo del doctor Albert Zink, del Instituto de Momias y el Hombre de Hielo de la Academia Europea de Bolzano, en Italia.

Las crónicas jeroglíficas de la época aseguran que el faraón tuvo una muerte muy violenta, siendo derrocado por su propio hijo y una de sus esposa, relato confirmado ahora por los estudios antropológicos y forenses.

Los estudios revelan una herida ancha y profunda en la garganta de la momia, el cual según los investigadores puede deberse a un corte con una cuchilla afilada que causó su muerte inmediata. Esto explicaría la muerte del monarca, un crimen considerado como uno de los episodios más oscuros ocurridos de la historia antigua, ocurrido hace 3.000 años.

A esto, se suma que la  investigación publicada en el British Medical Journal,  señala que las mujeres de su harén, lideradas por Tiye, degollaron a Ramsés III como parte de un golpe de Estado para que su hijo, el príncipe Pentawere, heredara el trono.

Dentro de su herida en el cuello fue encontrado un amuleto de ojo de Horus, probablemente puesto mientras era momificado, cubierto por un collar de lino de capas gruesas.

En el análisis también se estudió otra momia desconocida, que reveló un hombre de 18-20 años que comparte el mismo linaje parental que el cuerpo de Ramsés III, según pruebas de ADN.

"Lo que sugiere que eran padre e hijo" y que Ramsés III "fue asesinado durante la conspiración de su harén cortándole la garganta", según concluyen los egiptólogos.

A pesar de los descubrimientos, la muerte del faraón sigue con algunos misterios, pues se advierte que su momificación no fue la habitual, encontrándose piel de cabra que podría interpretarse como un castigo.

La causa de su muerte "tiene que seguir siendo un tema de especulación", subrayan los autores del estudio.



RELACIONADOS

  • Explican misterio de la "isla fantasma" | Investigación científica comprobó que nunca existió.

  • La propensión a la homosexualidad podría heredarse | Un modelo matemático sugiere que tiene un origen epigenético que se hereda de padres a hijas y de madres a hijos. No se explica por causas genéticas, sino por epigenéticas.