Clave de vida marciana puede estar en Chile

Clave de vida marciana puede estar en Chile

La sonda Curiosity no va a Marte a buscar vida ni organismos vivos, sino rastros de químicos de ella. Y un hallazgo hecho en Chile puede ser la llave para ese descubrimiento.

Juan Jose Ulloa
03.08.2012

Cuando la Mars Science Laboratory (MSL), el nombre técnico de la sonda Curiosity, esté en suelo marciano este lunes, se habrá concretado el mayor logro de 30 años de investigación del planeta rojo.

Curiosity no va a Marte a buscar vida ni organismos vivos, sino que rastros de químicos que puedan ser relevantes para ella. Y un hallazgo hecho en Chile es la razón de por qué la investigación se realizará de esa manera, según publica el diario británico The Guardian.

Según plantea la publicación, para entenderlo hay que remontarse a 1976, cuando las misiones Viking de la NASA llegaron a Marte con dos naves espaciales idénticas que buscarían vida microbiana en el planeta.

Las sondas realizaron decenas de experimentos. Uno de ellos consistió en añadir muestras de suelo a un caldo nutritivo para ver si algo se consumía y surgía dióxido de carbono. Y para sorpresa de los científicos ocurrió algo en los experimentos de cada sonda, hubo emisión de gas, pero cuando se aplicaba calor a la muestra la respuesta se detenía. Hasta hoy el desarrollador del experimento, Gilbert Levin, insiste en que encontró vida en Marte, pero pocos científicos están de acuerdo. Los experimentos de las sondas Viking no tuvieron resultados concluyentes, y la posición oficial de la NASA es que la misión no detectó vida.

Nadie sabe realmente qué hizo que los experimentos tuvieran ese resultado. Efectivamente pudo haber sido vida, pero también la reacción pudo ser la compleja  química del suelo marciano. Las condiciones en la superficie de Marte son extremadamente duras; la radiación es intensa y si bien el agua existe, no en forma líquida. Los químicos reactivos, como los oxidantes, pueden perdurar si no son lavados o neutralizados por otros agentes, como la humedad. Entonces, es posible que no sea una sorpresa que la adición de un caldo líquido haga efervecer muestras de suelo.

Debido a los confusos y no concluyentes resultados de las sondas, la búsqueda de vida en Marte se estancó por años.

 

Es difícil saber con precisión qué se debe buscar y cuál sería una señal  inequívoca de la presencia de vida.  Si los científicos no se ponen de acuerdo sobre una definición de la vida como la que conocemos,  mucho menos lo harán sobre una posible y diferente forma de vida. Y cuando la química del suelo es compleja y no conocida, el problema es más difícil aún.

La luz podría estar en ambientes similares al de Marte, pero aquí en la Tierra. Marte es un planeta muy frío y seco, y la sequedad es el obstáculo grave: el agua es crucial para la vida conocida.

El lugar más seco de la Tierra es nuestro desierto de Atacama, y durante años los astrobiólogos han tamizado su suelo en busca de microbios resistentes capaces de vivir en un terreno hiper-árido. Durante mucho tiempo se pensó que ninguna forma de vida podría soportar las condiciones de sequedad de la profundidad de Atacama, pero en 2006  Jacek Wierzchos, un químico de la universidad  española de Lleida, que visitó la zona, hizo un descubrimiento casual y crucial.

En la superficie seca y polvorienta del desierto hay innumerables esculturas naturales hechas de sal. Wierzchos rompió una y se sorprendió al encontrar una capa oscura y distintiva en su interior. Al llegar a casa en Barcelona abrió sus maletas y dijo a su mujer con entusiasmo: "Tengo que ir al laboratorio, sospecho que hay algo muy curioso".

Y estaba en lo cierto. Disolvió la roca y pronto descubrió que la rara coloración se debía a una serie de nuevas especies de microbios viviendo dentro de la formación salina. "Mi campo visual estaba lleno de microorganismos!" , recuerda.

¿Cómo lograron sobrevivir esos extraños microbios? Al parecer, la luz penetra la sal lo suficiente para permitir la fotosíntesis. Pero cómo obtenían el agua es lo más importante y sorprendente: una característica distintiva de sal, conocida como delicuescencia, es su capacidad para absorber la humedad directamente del aire. Esa propiedad es fácilmente observable al dejar el salero hogareño destapado por un tiempo, pronto la sal en su interior estará húmeda.

Los microbios utilizan este recurso para sobrevivir. Aunque el Sol del desierto calienta la sal durante el día, por la noche hay suficiente humedad en el aire para que ocurra la delicuescencia y los microbios se reconstituyan absorbiéndola. Así la vida puede continuar incluso si no llueve nunca.

 ¿Podrían los microbios de Marte vivir en un ambiente semejante? No es algo imposible. Los depósitos salinos en el planeta rojo no son muchos, pero existen,  y aunque la atmósfera marciana es mucho más fina y con menos vapor de agua que el aire del desierto de Atacama, es posible que en algunos entornos la absorción por delicuescentes pueda funcionar. Cubiertos de sal, protegidos de los suelos oxidantes y de la intensa radiación ultravioleta, los microbios marcianos podrían ser capaces de hacer fotosíntesis, y, posiblemente, sostener un ecosistema liliputiense con restos de humedad impregnados en rocas de sal.

Si bien la sonda Curiosity no buscará esta específica posibilidad de vida,  si tratará de hallar compuestos orgánicos que insinúen alguna forma de biología marciana.

Mientras la sonda no realice ese hallazgo, nuestro desierto de Atacama alberga la analogía más cercana posible a la vida extraterrestre… según creemos.

 

Foto: Rocas de sal del desierto de Atacama/ Paul Davies


TE PUEDE INTERESAR

24Play
24Play
24Play

Noticias de Chile y el mundo en la señal de 24horas.cl

24HORAS VIDEO
24 HORAS FOTO

@24horas.cl Televisión Nacional de Chile - Bellavista 0990 Providencia, Santiago. Fono:(+56 2) 2707 7777 . Mail: [email protected] - Denuncias: [email protected]