Consejos para educar a los hijos más resistentes ante la adversidad

Consejos para educar a los hijos más resistentes ante la adversidad

Incrementar la seguridad en ellos mismos los hará más firmes ante las depresiones y frustraciones en el futuro, pero muchos padres no saber cómo hacerlo. Revisa acá algunos tips.

Carmen Aguilar
05.05.2015

Vivimos en un contexto social que exige logros, eficiencia, alcanzar metas y superar barreras. Pero, ¿qué sucede si fracasamos? ¿Qué pasa si a nuestros hijos se les tuerce el camino?

Las desgracias provocan infelicidad y frustración, pero “la causa del malestar no es la adversidad en sí, sino la creencia que tenemos” de esa situación, explica la psicóloga de la Universidad Mayor, Soledad del Campo. El infortunio ocurrido, “no se puede cambiar”, recuerda la psicóloga, pero sí esa percepción y, por consiguiente, el estado de ánimo.

Sala de Clases  

La capacidad de afrontar la adversidad y sobreponerse a ella es un protector para la ‘salud mental’”, explica la académica, y un factor para la felicidad. De ahí, la importancia de educar a nuestros hijos en la adversidad. Pero, ¿cómo se hace?

“Tiene que ver con la resiliencia”, indica Soledad del Campo. No se puede evitar el sufrimiento, pero sí saber afrontarlo. “La buena noticia es que no es algo con lo que se nace, sino que se aprende y entrena”, señala. Ese entrenamiento, sin embargo, depende de todos los agentes sociales y no sólo de los padres. Una concepción social que comparte la coordinadora de Programa Protagonismo Infantil de la Facultad de Psicología de la Universidad Diego Portales, Ana Vergara.

Para Vergara, la solución viene de la mano de una sociedad “menos discriminadora, menos clasista y menos desigual” y apunta que los padres son los primeros “asustados y se vienen abajo”, cuando no se alcanzan las metas, porque estamos inmersos en “una cultura en la que todo está hecho para tener miedo a fracasar”.

Afrontar la adversidad es, por tanto, un trabajo conjunto de padres e hijos, que involucra también al resto de familia, amigos y colegios. Elaborar una lista de consejos no es fácil, pero ambas psicólogas han dado algunos tips para aumentar la seguridad de sí mismos de los menores y hacer frente a los posibles obstáculos que surjan en su camino.

 

 

LA VIDA PERFECTA DE FACEBOOK

Las redes sociales crean también un ideal de felicidad absoluta y logros con la que el menor convive. Por una parte, observa la de los otros; por otra, la que sus propios padres publican. En este ámbito, las psicólogas realizan sendas advertencias.

“El dicho de El pasto del vecino es más verde es antiquísimo”, reflexiona Soledad del Campo, “pero en las redes sociales tiene un impacto importante, porque pasa en un espacio mucho más público”.

FACEBOOK-DATA.JPG  

Vergara, por su parte, recuerda que “las cosas no son nunca plenamente perfectas” y que  “la imagen de la infancia plenamente feliz y perfecta nos está costando a todos”. Citando estudios del PNUD, la académica de la UDP explica que la familia se ha convertido en una “expectativa de espacio perfecto, pero las familias no son fáciles”, y ante una pequeña adversidad, ese mundo perfecto se desmorona “y nos venimos todos abajo”.

¿NIÑOS SOBREPROTEGIDOS?

A finales de abril se celebró en España un Congreso de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Fomento de Centros de Enseñanza. En el encuentro se expuso la idea de que no se está educando a los niños frente a la adversidad debido a la sobreprotección de los padres.

Uno de los ponentes, el doctor y psiquiatra Fernando Sarráis, argumentó que “si no enseñamos a los niños a esforzarse en la infancia, de mayores serán adultos insatisfechos e inseguros porque tendrán miedo de enfrentarse a cualquier situación que les suponga el mínimo esfuerzo”, recoge el diario ABC.

Ninos1.jpg

La psicóloga Ana Vergara, por su parte, no comparte el diagnóstico de que los niños actuales “son facilistas, malcriados o excesivamente favorecidos por sus padres”, y considera la conclusión conservadora.

Las condiciones de vida de los menores han mejorado, pero de ahí “a suponer que están siendo consentidos, hay un salto considerable”, apunta. De hecho, “las circunstancias actuales son más exigentes que en el pasado”, y cita el encierro al interior del hogar o la presión en el ámbito educativo y el rendimiento escolar como ejemplos.

En cuanto a Soledad del Campo, prefiere no generalizar, pues considera que hay contextos más sobreprotectores que otros, y añade otro punto más al debate: la inmediatez. El logro no sólo es importante, sino más rápido de conseguir. Pero la sensación de fracaso y frustración también puede tardar menos en aparecer.

Diseño infografías: Astrid Espinoza.


TE PUEDE INTERESAR

24Play
24Play
24Play

Noticias de Chile y el mundo en la señal de 24horas.cl

24HORAS VIDEO
24 HORAS FOTO

@24horas.cl Televisión Nacional de Chile - Bellavista 0990 Providencia, Santiago. Fono:(+56 2) 2707 7777 . Mail: [email protected] - Denuncias: [email protected]