Vacaciones con papás separados: ¿Cómo evitar el conflicto?

18enero
2016

Especialista aconseja a los padres para que esta época sea un espacio para compartir, descansar y pasarlo bien, tanto para ellos como para sus hijos.

Las vacaciones de verano son una de las épocas más esperadas por los niños, principalmente por aquellos que se encuentran en edad escolar. Simbolizan el cese del colegio, la unión con grupos de amigos, libertad respecto a los horarios y las esperadas salidas familiares. Sin embargo, este anhelo infantil puede tener algunos tropiezos cuando se trata de hijos de padres separados, principalmente durante el primer período de la separación, por la escasa experiencia que tienen, tanto padres como hijos, para asumir los distintos escenarios que deben afrontar.

Susana Arancibia, docente de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad del Pacífico y especialista en resolución de conflictos y mediación familiar, plantea que “en estas familias, el habitual recreo veraniego debe contemplar algunas modificaciones para que todos sus miembros puedan experimentar placer y no se transforme en una situación compleja solo por falta de acuerdo, de previsión o de experiencia. En otras palabras, los adultos deben propiciar que el divorcio tenga el menor impacto posible en la vida de sus hijos y las vacaciones son una parte importante de aquello”.

 

La experta señala que los padres deben saber negociar y llegar a acuerdos en beneficio de toda la familia, sin dejar de considerar que los niños tienen algo que decir y deben ser escuchados. “Esta sola apreciación abre un mundo de posibilidades comunicativas entre padres e hijos, ya que cada niño o niña tiene una idea o fantasía de sus vacaciones, principalmente con el progenitor no custodio. Es muy importante que cada uno de los padres pueda conversar con sus hijos para explorar y delimitar el nivel de expectativas, estableciendo criterios de realidad, ya que este puede ser el primer punto de desencanto y desencuentro entre adultos y niños”, dice.

Arancibia agrega que los niños necesitan saber con claridad el lugar, tiempo de permanencia, fecha de regreso a casa, personas con las que compartirán e incluso posibles modificaciones, ya que en todo viaje, al igual que en la vida, siempre cabe la posibilidad de que las cosas no sucedan como se esperaba. “La planificación, entonces, se constituye en un punto central, generándoles la certeza necesaria para disfrutar con tranquilidad el tiempo veraniego. Además, esta es una muy buena instancia para enseñar en la práctica a nuestros hijos a tener una actitud positiva frente a los distintos eventos que les toca vivir y aprender a disfrutar de la compañía del otro, sin importar el lugar en que se encuentren. Significa valorar el hecho de estar juntos”, precisa.

Vacaciones diferentes

Susana Arancibia indica que es muy importante tranquilizar a los hijos, señalándoles que el padre o madre que se queda en casa estará bien durante el período en que ellos vacacionen. “Debemos disminuir los sentimientos de angustia y culpabilidad que pueden llegar a sentir por dejar a uno de sus padres ‘solo’.  En tal sentido, ambos padres deben hacer un esfuerzo conjunto en beneficio de sus niños”, enfatiza.

 

Sin embargo, a pesar de todos los resguardos que tomen los padres, los niños pueden sentirse tristes, enojados o incluso abandonados, particularmente si es la primera vez que salen de vacaciones después de la separación. “En tal circunstancia, es muy importante dejar que el niño o niña exprese sus emociones. Estas son legítimas y es un momento seguro y protegido para manifestarlas. El adulto debe sobreponerse a sus propias expectativas y acompañar a sus hijos en este transitar; debe asumir que son definitivamente unas vacaciones distintas”, explica.