Osteoporosis: Todo sobre la silenciosa amenaza que afecta a los huesos

17enero
2016

La enfermedad provoca que los huesos se vuelvan frágiles y sean más propensos a romperse. Cualquier persona puede padecerla, pero es más común entre mujeres de edad avanzada.

La osteoporosis es una enfermedad en la que los huesos se vuelven débiles y tienen una tendencia a fracturarse.

La pérdida ósea, es gradual y no produce dolor, razón por la cual no suele haber síntomas que indiquen que la persona está desarrollando esta patología.

Por este motivo se dice que esta enfermedad es "silenciosa", y aquel que la padece no sabrá que la posee hasta que se fracture un hueso.

Aunque es muy común que las fracturas por osteoporosis se produzcan en la columna, la muñeca o la cadera, este  tipo de fractura también puede ocurrir en otros huesos. Cualquier persona puede tener osteoporosis, pero es más común entre mujeres de edad avanzada.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), recuerda que unas 3 millones de personas sufren fractura de cadera cada año, de las cuales 200.000 mueren a consecuencia directa de ese traumatismo. De esas fracturas la tercera parte casi se registra en América Latina y Asia.

Los dos principales factores de riesgo para desarrollar osteoporosis, son el envejecimiento y la baja masa ósea. Así lo explicó el Dr. Gilberto González,  Past President de la Sociedad Chilena de Endocrinología y Diabetes (SOCHED).

 

"Ambos factores,  disminuyen progresivamente la resistencia del esqueleto y lo hacen más susceptible de fracturarse en la columna, caderas  u otros sitios, ante caídas o incluso golpes menores. En la mujer es también un factor de riesgo importante, la etapa del climaterio, donde al caer el nivel de estrógenos, junto con el cese de las reglas, menopausia, ocurre en algunas mujeres pérdida acelerada de masa ósea", expuso el médico endocrinólogo.

La consecuencia central de la osteoporosis es la fractura ósea por fragilidad, es decir, frente a traumas menores. Los sitios más frecuentes de fractura osteoporótica son la muñeca, columna vertebral y caderas.

"La ocurrencia de fractura provocará dolor, incapacidad funcional y laboral. En estos casos y en el caso de la fractura de cadera, además existe riesgo aumentado de mortalidad por complicaciones derivadas de esta, como neumonía, trombosis venosa, entre  otras, requiriendo en un porcentaje significativo de casos, cirugía, como en el caso de prótesis de cadera, para su recuperación funcional, a  pesar de lo cual sólo uno de cada tres o cuatro pacientes con fractura de cadera logra recuperar su funcionalidad completa después de ello", agregó el Dr. González.

Esta enfermedad afecta mayormente a la población femenina, y como expuso el Dr. Gilberto González, las causas de esta situación son principalmente dos.

"La mujer por razones genéticas y hormonales forma menos huesos que el varón en la etapa de crecimiento y desarrollo. Y como se mencionó ya, la mujer experimenta normalmente, alrededor de los 50 años,  un cese en la producción ovárica  de estrógenos, en  la etapa del climaterio, lo cual determina una pérdida posterior acelerada de masa ósea", señaló el vicepresidente de la Sociedad Médica de Santiago.

La Dra. Marcela Barberán, endocrinóloga de la SOCHED, sostuvo que la prevención de la osteoporosis  comienza con un óptimo crecimiento y desarrollo óseo durante la juventud.

"Los huesos son tejido vivo, y el esqueleto crece constantemente desde el nacimiento hasta la adolescencia, y alcanza la fuerza y el tamaño máximo a comienzos de la edad adulta, alrededor de los 25 años. Como para muchas otras enfermedades crónicas del adulto, su  prevención comienza en la niñez y debe seguir a lo largo de toda la vida, adquiriendo y manteniendo hábitos favorables para la salud ósea, como una buena nutrición, con un aporte adecuado de calcio y vitamina D,  evitar el  tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol y sedentarismo", expresó la especialista.

En personas que posean antecedentes en sus padres de fractura de cadera, o bien ellos mismos hayan presentado fractura después de los 40 años, deben consultar al médico para evaluar apropiadamente su riesgo de sufrir osteoporosis.

Lo mismo en toda mujer después de los 65 años, o  bien en el climaterio, al igual que en cualquier persona que no posea hábitos saludables para el hueso y/o que tenga antecedentes de enfermedades crónicas como artritis reumatoide, enfermedades inflamatorias intestinales, renales u otras que estén usando medicamentos como corticoides o anticonvulsivantes.

"En todos estos casos, el médico evaluará para cada paciente su riesgo de osteoporosis, lo cual puede implicar en algunos realizar el examen más específico para ello, que es la densitometría ósea, la cual mide la cantidad de hueso y el riesgo", afirmó el Dr. Gilberto González.

Foto: Reuters