Los verdaderos costos de cargar el celular en el auto

25enero
2016

La eficiencia en el rendimiento vehicular es sólo una de las afectadas por esta práctica.

Desde que la competencia por la modernización de los vehículos se situó como una de las bases más importantes para la venta exitosa de los ejemplares, las compañías de autos han puesto todos sus esfuerzos por adecuarse a los requerimientos de los usuarios, siendo el uso y compatibilidad de las tecnologías su objetivo principal.

Así es que durante los últimos años los automóviles han incluido en su equipamiento una serie de puertos USB con el fin de ayudar a los conductores y pasajeros a conectar sus aparatos móviles para cargarlos cuando la batería se ha agotado. Hecho que pese a los beneficios que aparenta tener, implica una serie de complicaciones y costos.

Esto se debe a que la electricidad que extrae un teléfono al ser cargado a través de un puerto USB, reduce 0,05 kilómetros por cada galón de gasolina en el tanque.

Según informa La Tercera, Jon Bereisa, ejecutivo de ingeniería retirado de la compañía General Motors afirma que esta cifra significa cerca de 970.000 toneladas de dióxido de carbono adicional al año, de acuerdo a los vehículos circulantes en Estados Unidos.

Impacto ambiental

La inclusión de distintas tecnologías en los automóviles ha logrado que el sistema eléctrico de 12 voltios llegue a su límite, logrando que algunas compañías ya consideren utilizar sistemas de 48 voltios para optimizar el rendimiento e introducir más puertos USB.

Bereisa estimó que un teléfono inteligente con internet necesita 4,8 vatios de energía para cargarse en un auto, número que aumenta si se trata de un equipo de baja eficiencia.

Esto se traduce en una pérdida de 0.03 millas en un auto de 48km/galón. Costos que pueden llegar a los millones de dólares en bencina y dióxido de carbono extra, implicando además un impacto medioambiental significativo si se toma en cuenta la cantidad de autos totales en el mundo y los kilómetros recorridos por año.

La venta de automóviles con puertos de carga USB creció cerca de 14,6 millones en el año 2015, casi 5 veces más que el año 2005, en el que esta cifra alcanzó 3,3 millones, y alcanza una proyección de 85 millones a nivel global para el año 2022.