La particular historia del encargado de encender el pebetero olímpico