Karla Gallardo
10.09.1973

El Primer Ministro cubano Fidel Castro fue largamente aplaudido en la Conferencia de los Países No Alineados, que se realiza en Argel, cuando rehusó usar su oportunidad para responder a un duro ataque en su contra formulado por el representante de Brasil.

Al dejar pasar la ocasión de hablar, el dirigente cubano evitó una rencilla que podría haber paralizado la cuarta conferencia cumbre de cerca de 80 naciones, cuyos participantes se esfuerzan por terminar la asamblea con 24 horas de retraso.

Funcionarios de la conferencia habían temido que Castro se retirara. Pero la asamblea de reyes, presidentes y primeros ministros irrumpió en aplausos cuando el Presidente argelino Houari Boumedienne anunció que Castro no utilizaría su derecho a réplica, en aras del "éxito general de las reuniones".

Castro, quien había estado moviéndose continuamente en sus asiento mientras hablaba el delegado brasileño Vladimir Murtinho, se puso de pie y sonrió mientras era aplaudido.

Murtinho dijo que rechazaba las acusaciones lanzadas por Castro ante la asamblea, en el sentido de que su país era un instrumento "del imperialismo norteamericano". Dijo que esa acusación era "intolerable, falsa y sin base alguna".

Agregó que su país rechazaba firmemente la intervención extranjera y afirmó: "me gustaría decir lo mismo de Cuba, bajo el Gobierno del señor Castro".

Murtinho, que no se unió a los aplausos para el gobernante cubano, criticó la defensa de la Unión Soviética que hizo Castro ante la conferencia.

"He notado con asombro y sorpresa, como observador claro está, que el Primer Ministro de Cuba ha abogado en favor del alineamiento con una de las grandes potencias. Lo que ha sucedido bajo el Gobierno de Castro es mucho más convincente que cualquier discurso que yo pueda pronunciar", dijo.


@24horas.cl Televisión Nacional de Chile - Bellavista 0990 Providencia, Santiago. Fono:(+56 2) 2707 7777 . Mail: [email protected] - Denuncias: [email protected]