Los secretos del número 1: La vida de Marcelo

Los secretos del número 1: La vida de Marcelo "chino" Ríos cuando reinaba en el ATP

Revisa los detalles de la vida el zurdo de Vitacura y su particular forma de ver la vida más allá del tenis en este extracto del libro "El extraño del pelo largo".

24Horas.cl TVN
29.03.2016

El 29 de marzo de 1998 será recordado como el día en que un deportista chileno logró llegar a la cima del mundo.

Se trata de Marcelo Ríos Mayorga, el Chino o el zurdo de Vitacura, que tras un año brillante se alzó como el mejor tenista del mundo por sobre figuras como Pete Sampras o Andre Agassi. Tras una gran final en el Lipton, el chileno se convirtió en el N°1 de la ATP.

Pero más allá del gran juego que demostró por largas temporadas en el circuito mundial, hay algunas curiosidades que el mejor deportista del siglo XX siempre escondió, pero el libro "El extraño del pelo largo" de Nelson Flores revela con lujo de detalles.

Aquí revisamos alguno de esos imperdibles del Chino:

chino4.JPG  

- Un ejemplo es cuando le preguntó a su técnico Larry Stefanki quién era "el viejo" que lo saludó, en alusión al australiano Rod Laver.

- Le negó en Montecarlo un autógrafo a Illie Nastasse.

"Es un mono que se cayó del árbol. Para ser un grande, también se necesita ser una buena persona fuera de la cancha. Es un gran un hijo de puta", bramó el tenista europeo. "¿Qué me importa a mí su mierda de firma? Era para un bambino (su hijo)", agregó.

- El propio Ríos le enrostró a Flores (periodista que escribió su libro) el hecho de que se ganara la vida a los 40 años siguiendo a un muchacho de 20.

- Como lo hiciera Vilas dijo en Inglaterra que "el pasto es para las vacas y el fútbol, no para el tenis", a una semana de jugar en Wimbledon.

- Según el relato, en 1997 en Indian Wells, Ríos olvidó su ropa en la lavandería del club donde entrenaba, lo que notó recién en el hotel.

Tras ello, y encontrarse casualmente con Eller Evans, supervisor del ATP, y antes de articular palabra alguna, le preguntó por el paradero de su vestuario. Evans le respondió que tenía la ropa lavada en su habitación, que podía entregársela más tarde. Ríos insistió en que la necesitaba inmediatamente.

* "Primero podrías comenzar por saludar y dar las gracias", respondió Evans.
* "Quédate con ellas, entonces", retrucó Ríos y dejó a su interlocutor hablando con nadie. Por la tarde, Ríos encontró su ropa flotando en el jacuzzi del club.

- El español Benito Pérez Bardadillo trabajaba para la ATP y terminó siendo como un relacionador público y encubridor de Ríos. Terminó salpicado cuando golpearon a un taxista en Italia. Lo cubrían en todo y, al final, Marcelo hacía lo que quería.

chino 1.jpg  

- El "Pato" Clavet me decía "este huevón te manda al siquiatra. Fuera de la cancha tiene actitudes horribles, pero adentro defiende todos los principios del deporte".

- Una vez le preguntaron qué opinaba sobre Bjorn Borg y sus contemporáneos y dijo "esos gallos jugaban con raqueta de madera, así que no existen". Igual que el tenis femenino, al que nunca reconoció.

- Tenía mucha onda y mucho carisma. Tenía un grupito con Nicolás Lapentti y Carlos Moyá que arrasaba con las minas. En todos los torneos lo elegían el tipo más sexy.

- Una periodista croata le solicitó concertar una entrevista. Le pregunté cómo le fue con ella y me dijo: -'bien, el problema es que me citó en su cuarto a las 3 y media de la mañana'.

- Cuando ganó el centenario del Abierto de Montecarlo en 1997, le llegó una invitación del Príncipe Alberto de Mónaco para estar con él y ni la pescó. Tomó el sobre como si fuera un panfleto. No sé si habrá ido, porque esa vez tenía otro carrete.

- Cuando ganó su primer torneo ATP en Bologna el año 1995, le pregunté qué sentía si estaba emocionado. Y dijo 'Para nada que tanto color le ponen si le gané a cinco hueones malos'. Y me tiró la bandeja como diciendo 'llévatela tú a Santiago y entrégasela algún día a mi papá'.

- Cuando lo vi en junior, no tuve dudas que iba a llegar muy lejos. Era tan bueno que en un torneo en de la comunidad judía en Forte Laudardale, de Estados Unidos, jugó con jovencito local que llegó de la qualy y lo basureó tanto tenísticamente que en un momento el "Chino" se me acercó jugando (un punto) y me dijo que le consiguiera el teléfono de una rubia que estaba en la tribuna.

chino3.jpg  

- En general se llevaba muy bien con su grupito de amigos argentinos, españoles y sudamericanos, en general, pero con los sajones no se hablaba. Todo el grupo que controlaba el circuito, en especial Pete Sampras y Patrick Rafter le tenían mala.

- Se señala que Marcelo Ríos activó una alarma de bomba en pleno edificio de las Naciones Unidas en NY, jugaba al "hoyito-patá' en Francia, Alemania o Italia, para sobrellevar los momentos de aburrimiento; y fue detenido en Cincinatti por conducir a exceso de velocidad un moderno Cadillac.

- La biografía tiene dos nombres. Lo que pasa es que Marcelo siempre me pedía el computador para jugar Tetris. Una vez estábamos en Nueva York y lo usó sin que yo supiera y cuando volví estaba revisando los apuntes que tenía y lo tituló de nuevo como "El extraño del pico (pene) largo".

- En un challenger, en Eslovenia, Marcelo estaba aburrido y decidió irse conmigo a Italia, que estaba a una hora. Al salir cargaba una bolsa de supermercado grande y, cuando el periodista le preguntó qué tenía adentro, el tenista le dijo: 'la plata que gané en Eslovenia. Cobró su dinero por concepto de participación y los billetes se lo entregaron en una bolsa negra de supermercado. Cruzamos así la frontera, con 4 mil dólares en camioneta. ¡Parecíamos asaltantes!".

Chino Ríos Vieja

Chino Ríos Vieja

 

- En 1995 se juega un torneo en el Carrasco Bowl, de Montevideo, y como buenos uruguayos, los organizadores arman un partido de fútbol entre la "Armada Española" -que venía invicta en varios partidos por Sudamérica- con Carlos Moyá entre otros, y el "Resto del Mundo".

Marcelo Ríos será delantero para "moverse por todo el frente del ataque", como le pide el entrenador Marcelo Filippini. Súbitamente, Marcelo trota hacia el centro del campo y, en un acto probablemente compulsivo, se sube lentamente su pantalón corto y comienza a orinar en pleno círculo central con un desparpajo increíble.

La escena es digna de un filme surrealista. Ríos mea y mea con el mismo relajo con que lo haría en el baño de su casa. Uno de la organización se queda impávido con la escena y no duda en increparlo: 'Ríos, ¿qué pasa si uno se cae en tu puta orina''. Otros jugadores también alzan la voz para reclamar, pero Marcelo no les da bola y mea hasta que no le queda una gota en su vejiga. Luego se acomoda los genitales, se sube el pantalón y vuelve trotando hacia donde están practicando sus compañeros de equipo. El partido, termina uno a cero con golazo de Ríos, con un derechazo que impresionó tanto como su show de entrada.

Fuente: El extraño del pelo largo, extracto publicado en Antartica.cl


TE PUEDE INTERESAR

24Play
Hinchas de la U protagonizaron masivo "banderazo" en la previa del Superclásico

Hinchas de la U protagonizaron masivo "banderazo" en la previa del Superclásico

24HORAS VIDEO
24 HORAS FOTO

@24horas.cl Televisión Nacional de Chile - Bellavista 0990 Providencia, Santiago. Fono:(+56 2) 2707 7777 . Mail: [email protected] - Denuncias: [email protected]

Saltar publicidad

La publicidad terminara en 5