Click acá para ir directamente al contenido

Ataques y muertes revientan tregua entre Israel y Hamas

El alto el fuego de 72 horas acordado entre las partes beligerantes, en peligro por la reanudación de los enfrentamientos, que dejaron más de 30 fallecidos.

Victor Jaque

Viernes 1 de agosto de 2014

Poco después de entrar en vigor, la tregua de 72 horas acordada por Israel y Hamas en la Franja de Gaza parecía el viernes condenada al fracaso tras la muerte de 27 palestinos y la reanudación de los enfrentamientos.

Asimismo, más de 150 personas resultaron heridas por los disparos israelíes que se proseguían a principios de la tarde cerca de la ciudad de Rafah, junto a la frontera con Egipto, constataron periodistas de la AFP, impidiendo a los servicios médicos acceder a las víctimas.

La tregua, de tres días, entró en vigor a las ocho de la mañana (05H00 GMT) del viernes.

El gobierno israelí acusó al movimiento islamista palestino y a sus aliados de "violación flagrante" del alto el fuego.

Israel y Hamas habían aceptado en la madrugada del viernes una tregua humanitaria de 72 horas.

En El Cairo estaba previsto este viernes el inicio de negociaciones para tratar de poner fin a este devastador conflicto que ha dejado en 25 días más de 1.450 palestinos muertos, en su mayoría civiles, así como a 61 soldados israelíes y tres civiles en Israel.

Pero dos horas después de la entrada en vigor del alto el fuego, las sirenas volvieron a ulular en Israel para avisar de un disparo de misil cerca de Rafah, y la artillería israelí respondió, lo que no hace más que recordar la volatilidad de la situación, según un periodista de la AFP en el lugar.

El ejército israelí seguirá realizando sus operaciones en retaguardia, advirtió el secretario de Estado estadounidense John Kerry, al anunciar la tregua.

Hamas aseguró por su parte que respondería a cualquier ataque israelí.

"No hay ninguna garantía" de que los beligerantes alcancen un acuerdo duradero, reconoció Kerry.

LOS GAZATÍES SIN ILUSIÓN

La tregua estuvo precedida de dos horas de intensos bombardeos israelíes y de disparos de cohetes palestinos desde la ciudad de Gaza, constataron periodistas de la AFP. 

El ejército israelí anunció la muerte de cinco soldados durante la noche, víctimas de obuses de mortero lanzados desde Gaza cuando patrullaban del lado israelí de la frontera.

En la zona de Jan Yunes (sur), 14 palestinos murieron durante la noche, según los servicios de emergencia, al tiempo que el ejército israelí intensificó el bombardeo en el norte del enclave, en el sector de Jabaliya, según un periodista de la AFP.

Israel inició el 8 de julio una ofensiva para tratar de poner fin a los disparos de cohetes de Hamas y de sus aliados de la Yihad Islámica y a los ataques perpetrados en Israel por comandos infiltrados por túneles.

Desde el inicio de las operaciones israelíes, Hamas ha disparado al menos 2.968 cohetes contra Israel, según el ejército de este país.

La población de Gaza está "al borde del colapso" advirtió Pierre Krahenbuhl, responsable de la Agencia de la ONU para la Ayuda a los Refugiados Palestinos (UNWRA), que alberga a 230.000 refugiados en condiciones muy precarias en 85 centros de Gaza.

El alto el fuego es "muy importante para que los civiles inocentes tengan un respiro de tanta violencia", encaminar la ayuda humanitaria, enterrar a los muertos y reconstruir las reservas, declaró Kerry, que se encuentra de visita en India.

Los gazatíes, que se hacen escasas ilusiones sobre la duración del alto el fuego, han tratado de aprovechar la tregua como han podido.

NO QUEDA NADA

"Desde el principio de la guerra, los israelíes disparan misiles contra nuestro barrio", dice Abdelgadir, de 43 años. "Vean qué ha sido de nuestras casas. ¡No queda nada!. No hay ni agua, ni luz ni paz. Pese a todo, vamos a seguir aquí", asegura.

La tregua debía permitir a las dos partes iniciar, con la mediación de Egipto, negociaciones "de fondo", en las que se hablara de todas las diferencias para lograr un alto el fuego "duradero", según un comunicado conjunto de Estados Unidos y Naciones Unidas que anunció la tregua durante la noche.

Además de que Israel cese los bombardeos, Hamas exige la retirada de las tropas israelíes y la suspensión del bloqueo que asfixia al enclave palestino desde 2006.

Aunque la operación "Barrera protectora" cuenta con el apoyo masivo de la población israelí, la comunidad internacional está cada vez más preocupada por el alto precio que está pagando la población de Gaza, donde han muerto al menos 242 niños, según Unicef.

Las bajas en el ejército israelí son las peores desde la guerra contra el Hezbolá libanés en 2006.

Fuente: AFP

Foto: Reuters