Resfriados, fiebre y partos en la larga travesía migratoria hacia Europa

Resfriados, fiebre y partos en la larga travesía migratoria hacia Europa

La larga travesía desde Siria, Afganistán o Irak hacia Europa es especialmente dura para familias y mujeres con niños pequeños.

24Horas.cl TVN
11.09.2015

A un centro médico improvisado en la terminal de trenes del este de Budapest, continúan llegando mujeres inmigrantes con niños pequeños y bebés, muchos de los cuales tienen tos, fiebre, diarrea o picaduras de insectos tras semanas de viaje.

La larga travesía desde Siria, Afganistán o Irak hacia Europa, que los refugiados e inmigrantes hacen en parte a pie, es agotadora para los hombres que huyen de la guerra, la persecución y la pobreza, pero es especialmente dura para familias y mujeres con niños pequeños.

Amina, de 28 años y originaria de Aleppo, viajó con su esposo y su hijo de un año desde Siria y ahora acampan en una tienda improvisada en un paso subterráneo, esperando abordar un tren hacia Alemania.

Hay algunos grifos de agua para los cientos de inmigrantes y grupos de ayuda civiles entregan alimentos, bebidas y ropa.

Amina dice en su balbuceante inglés que su casa fue bombardeada en Siria y muestra orgullosa a su hijo diciendo que es tan fuerte como su padre.

El niño tuvo fiebre durante el viaje pero se recuperó. Cuando se le preguntó cuál fue la parte más dura de la travesía hasta ahora, dijo con una leve sonrisa: "Difícil caminar (con) bebé (...) Sin higiene".

Frente a un centro médico temporal, levantado por civiles y manejado todo el día por doctores y enfermeros voluntarios, hombres y mujeres esperan pacientemente, la mayoría de ellos con niños.

Kathleen Leak, una enfermera de la localidad inglesa de Doncaster, ha estado trabajando en el lugar por ocho días. Visitaba a su hija que estudia en Budapest y decidió quedarse a ayudar.

"Tuvimos un par de niños con ataques de asma, le dimos esteroides (...) y los subimos al tren lo más rápido posible", comentó. Añadió que los problemas más frecuentes en los niños eran diarrea, vómitos y fiebre.

Para las mujeres, uno de los principales problemas es mantener la higiene personal durante la larga travesía. Pero también nacen bebés y ocurren abortos espontáneos.

En la estación del lado este de Budapest, varias mujeres entraron en trabajo de parto, fueron llevadas a hospitales y tuvieron bebés sanos, dijeron trabajadores humanitarios a Reuters.

Pero ahora la temperatura cayó a unos 6-9 grados Celsius durante la noche y el frío empeoró la situación para miles de inmigrantes que cruzan la frontera serbia cada día.

Maria Veres, una pediatra retirada, ha trabajado incansablemente durante casi cuatro semanas en la estación ayudando a los niños.

El centro médico es pequeño, con tres colchones en el suelo y la doctora debe arrodillarse para examinar a los bebés. Pero está bien provisto de medicinas, donadas por los húngaros y extranjeros.

"Ahora que llegó el tiempo frío tenemos muchos casos de niños con resfriados y fiebre", dijo la doctora.

Fuente y foto: Reuters



TE PUEDE INTERESAR
24Play
24Play
24 Play

Sigue la transmisión multiseñal del Departamento de Prensa de TVN

24HORAS VIDEO
24 HORAS FOTO

@24horas.cl Televisión Nacional de Chile - Bellavista 0990 Providencia, Santiago. Fono:(+56 2) 2707 7777 . Mail: [email protected] - Denuncias: [email protected]

Saltar publicidad

La publicidad terminara en 5