Click acá para ir directamente al contenido

Formalizan al "Loco Klein" por asesinar con un destornillador a novio de su ex pareja

Julio León Klein fue derivado al Hospital Siquiátrico de Putaendo durante los 120 días que decretó el tribunal, con el fin de establecer si se trata de una persona imputable dado sus rasgos de esquizofrenia.

Alejandro González

Martes 4 de junio de 2013

Julio Enrique León Klein (35) fue formalizado este pasado sábado 1 de junio en el Tribunal de Garantía de San Felipe por cuatro delitos: Lesiones leves, lesiones menos graves por violencia intrafamiliar, violación de morada y homicidio calificado.

El pasado 22 de mayo, Julio León llegó hasta la calle Las Palmas en la población Chorrillos de Llay-Llay, lugar en que asesinó con un destornillador al actual novio de su ex pareja, Hernán Saavedra Olivares, de 45 años. En el mismo acto, apuñaló a la abuela de su hijo en el hombro y huyó del lugar.

Luego de dos semanas, el autor del crimen fue capturado por efectivos de la Policía de Investigaciones en el cementerio de Nogales.

La defensa pidió suspender el procedimiento con el apoyo de un informe siquiátrico que comprobaría que su cliente padece enfermedades mentales y rasgos esquizofrénicos. Sin embargo, el tribunal desestimó la petición aunque será materia de análisis para los peritajes del caso.

El juez dictaminó 120 días para investigar los cargos que se le imputan, mientras que como medida cautelar se envió a "El Loco Klein" al Hospital Siquiátrico de Putaendo por considerarlo, a juicio del tribunal, un peligro para la sociedad.

"EL LOCO KLEIN"

Jocelyn Muñoz tenía 14 años y su tío fue encarcelado. A ella le gustaba ir a visitarlo porque se había enamorado de Julio León Klein, un reo de la Cárcel de San Felipe quien cumplía pena por robo. Juntos tuvieron un hijo, pero al poco andar las cosas cambiaron hasta que terminaron una relación que rozó los dos años.

En 2008, León Klein, aquejumbrado y sin poder asumir la separación de su ex pareja, fue a visitarla un día hasta su hogar. No para intentar arreglar las cosas, sino que todo lo contrario: hacerlas explotar.

"Saca al niño que voy a destruir la casa y los voy a matar", advirtió por teléfono a su ex pareja de 16 años, quien ante las numerosas amenazas anteriores no creyó que fuese capaz de tal acto. No, al menos, hasta que a mitad de la noche siente un ruido en el techo de su casa parecido a un piedrazo. Pasado unos minutos la techumbre de la cocina voló en mil pedazos. Era Julio León quien intentó dinamitar la vivienda en que Jocelyn Muñoz habitaba junto a sus padres.

Luego de este hecho, familiares de la joven hicieron guardia durante varias noches. "Eran casi las seis de la mañana cuando lo vimos acercarse. Andaba con una mochila. Nosotros salimos a increparlo, pero justo nos lanzó cuatro cartuchos. No sabíamos lo que era, pero les hicimos el quite y salimos a corretearlo. Al ratito, uno explotó", narraba su padre, Hugo Muñoz, para la crónica del diario Las Últimas Noticias que registró este suceso.

Al tercer intento de dinamitar la casa de Jocelyn Muñoz y su familia, Julio León fue capturado por Carabineros para luego ser procesado. La defensa logró que se le declarara inimputable por lo que se le derivó al Hospital Siquiátrico de Putaendo en donde fue privado de libertad durante 3 años.

loco_klein_buscan.jpg 

Adicto a la pasta base, testigos que lo vieron durante los últimos meses decían que se ponía violento y que había que escapar. "Es que andaba con los ojos desorbitados. Mi marido me decía qué cuático el gallo que llegó a trabajar a la marmolería. Parecía que anduviera empepado", relató una de las floristas del Cementerio parroquial de Nogales a Las Últimas Noticias.

Luego de su último crimen, el asesinato de Hernán Saavedra Olivares, otrora novio de su ex pareja, Jocelyn Muñoz y el ataque a la abuela del hijo que tiene con ella, al "Loco Klein" se le vio trabajando en una marmolería del sector.

Según relata el periódico que siguió la historia, pasaba sus días como jornalero tapando fosas e instalando lápidas. No tenía casa y dormía junto a la tumba de un hijo suyo que falleció cuando pequeño, años atrás.

Después de un intenso operativo policial que se extendió durante dos semanas, la PDI logró capturarlo en ese mismo lugar para ponerlo, nuevamente, a disposición de la justicia.