10 cineastas del mundo que quieren llevarse un Oscar de Hollywood

10 cineastas del mundo que quieren llevarse un Oscar de Hollywood

En medio de la polémica por la falta de diversidad racial en el premio mayor del cine, la lista de nominados permite descubrir directores, guionistas y técnicos de rincones alejados del planeta. Aquí te los presentamos.

BBC Mundo
27.02.2016

Valeria Perasso Corresponsal de Asuntos Sociales, @bbc_perasso

Los Oscar 2016 han llegado rodeados de controversia por la falta de diversidad racial de los nominados. Por segundo año consecutivo, entre los aspirantes a mejor actor y actriz no se encuentra ninguno que no sea blanco.

Pero una mirada al interior de la lista de aspirantes al premio mayor de la industria del cine permite descubrir otra diversidad, la que aportan los representantes del "cine del mundo".

Directores, guionistas, animadores y técnicos de México a Pakistán, de Rusia a Jordania, de Japón a Brasil. Todos listos para caminar sobre la alfombra roja este domingo, en el Teatro Dolby de Los Ángeles.

En BBC Mundo hablamos con ellos de su trabajo y aquí te los presentamos.

1. Un niño viajero, de Brasil al mundo

160218165511_oscar_nominations_ale_abreu_624x351_gkidsandfilmedepapel.jpg  

Es la fábula de un niño que deja su pequeño poblado en un país mítico para ir tras su padre y sale a un mundo en guerra.

Esta edición de los Oscar trajo a Brasil la primera nominación de su historia en la categoría de mejor largometraje animado.

Y el director y guionista Alê Abreu está listo para dar batalla, al mejor estilo David versus Goliat: su cinta "El niño y el mundo" ( O Menino e o Mundo ) se mide contra la favorita "Intensa Mente" ("Del revés" en España, Inside Out en inglés), una megaproducción del "tanque" Disney/Pixar que se ha convertido en la décima animación más vista de la historia.

Es la fábula de un niño que deja su pequeño poblado en un país mítico para ir tras su padre y sale a un mundo en guerra. Un niño dibujado "con palitos", el trazo más simple y austero, que es a la vez una reflexión del director sobre la industria de la animación.

"Lo mejor de la animación es que permite total creatividad, pero el mercado en realidad es muy cerrado y te ves forzado a responder, a vender entradas, a escalar una pared infranqueable para llegar a tu audiencia… Disney ha hecho grandes contribuciones a la industria, pero hay que hacer lugar para otras miradas", le dice el brasileño a la BBC.

En la cinta, dice Abreu, hay un "grito por Latinoamérica".

"Representa de alguna manera a las minorías. Todos nuestros países comparten un pasado colonial, pasaron por dictaduras, estuvieron marcados por intereses económicos extranjeros, vieron diezmados sus recursos naturales".

"Y es también un grito por la animación", un intento por hacer una película "radicalmente diferente" a lo que mandan los grandes estudios, apunta el director.

2. ¿La tercera es la vencida?

160218173705_oscar_nominations_marnie_624x351_gndhddtk.jpg  

Es la quinta vez en la historia del Oscar que Japón recibe una nominación por un filme animado.

En competencia con "El niño…" estará la japonesa "El recuerdo de Marnie".

Esta animación, con un aire onírico y basada en un libro infantil de 1967, cuenta el encuentro entre una niña huérfana y melancólica y una misteriosa amiga rubia con la que se cruza un verano en una localidad costera de Japón.

Y aunque técnicamente se la puede considerar un outsider , por fuera de la industria estadounidense del cine, lo cierto es que detrás de la producción está un estudio de animación de renombre, ya acostumbrado a las luces de Hollywood: el Studio Ghibli.

Es la quinta vez en la historia del Oscar que Japón recibe una nominación por un filme animado y la tercera consecutiva que Studio Ghibli logra candidatearse.

3. Una parodia palestina

160218172241_oscar_nominations_ave_maria_624x351_incognitofilms.jpg  

"Ave María" es el primer corto del mundo árabe en jamás anotarse una candidatura al Oscar.

"Ave María" es una película inusual en varios sentidos: es una comedia sobre un grupo de monjas, transcurre en Cisjordania frente a la cámara de un director palestino y es el primer corto del mundo árabe en jamás anotarse una candidatura al Oscar.

"Hay un convento cerca de la casa de mi abuela en Nazareth que es el que me dio la idea. Es como una fortaleza o una burbuja, donde las monjas viven bajo voto de silencio", dice el director Basil Khalil. "Eso siempre me dio curiosidad. ¿Qué pasaría si se vieran obligadas a romper las reglas?"

Y se verán obligadas, claro: ocurre cuando se le rompe el auto a una familia de judíos ortodoxos en Sabbat y, ante la imposibilidad de usar equipos electrónicos en el día de descanso, le piden a las religiosas silentes que hagan una llamada para pedir auxilio.

Lo que sigue es un intercambio hilarante que pone de relieve sus diferencias religiosas.

"Todo el mundo se ríe, hay algo de este humor que se traduce bien pese a las sensibilidades que rodean el tema", le dice Khalil a la BBC.

Y lo mismo pasa con otros filmes palestinos, opina el director.

"A veces nos sentimos silenciados, nuestra historia la cuentan los de afuera y siempre con una agenda propia. Queremos que vean nuestro costado humano, eso está logrando el cine palestino y por eso creo que funciona tan bien con audiencias internacionales".

4. Narrativa beduina de exportación

160218171313_oscar_nominations_theeb_624x415_theeb.jpg  

Este filme de Jordania construye el viaje de un niño beduino mientras guía a un oficial británico por el desierto.

"El paraíso ahora" ( Paradise Now ) abrió el camino: fue el primer título árabe en conseguir una nominación como Mejor Película Extranjera, en 2005.

Este año "Theeb" le sigue los pasos y podría hacer historia si logra ya no ser nominada, sino ganarse la primera estatuilla dorada para la región.

Este filme de Jordania construye el viaje de un niño beduino, el que da nombre al filme, mientras guía a un oficial británico por el desierto hacia un destino secreto en plena Primera Guerra Mundial.

"Yo crecí con los relatos de las noches y los héroes beduinos. Son historias que los padres cuentan a sus niños en el mundo árabe. Filmamos en Jordania por un año y trabajamos con los mismos beduinos, con su música y su tradición narrativa", cuenta a la BBC el director Naji Abu Nowar.

La película ya recibió un espaldarazo de la industria el mes pasado, al conseguir el Bafta de la Academia del Cine Británico a la mejor ópera prima de 2015.

Ahora, Nowar siente que llevarse el Oscar sería "como ganar el Mundial de Fútbol" para Jordania.

"Uno no piensa en los premios cuando está rodando. Pero luego, si paras un instante y tomas distancia, es maravilloso pensar que habrá un niño beduino de 15 años caminando por la alfombra roja codeándose con los famosos del mundo. Y merece estar allí como el que más".

5. Colombia en blanco y negro

160218171951_oscar_nominations_embrace_of_the_serpent_624x351_oscilloscopelaboratories.jpg  

"Nunca pensé que una película en blanco y negro, en idioma indígena, podría ser del gusto de la Academia", apunta el director colombiano.

También en la categoría de Mejor Filme en Lengua Extranjera compite un ambicioso experimento en blanco y negro procedente de Colombia.

"El abrazo de la serpiente" es la primera película de este país sudamericano en alcanzar una candidatura.

Su director, Ciro Guerra, es invitado asiduo de festivales internacionales y atesora su buen botín de premios, pero dice que el galardón de Hollywood es un asunto completamente diferente.

"Se juntan 80 películas de grandes directores, algunas incluso de maestros del cine, y es muy difícil sobresalir", le dijo Guerra a BBC Mundo.

Aunque es difícil hacer cine en su país, destaca que las cosas han cambiado bastante gracias a la Ley del Cine de 2003. Lo suficiente para que Colombia pasase de producir tres cintas al año en 2002 a más de 20 en la actualidad.

La suya cuenta un viaje cautivante por el río Amazonas, en compañía de un chamán que es el último sobreviviente de su comunidad. Y Guerra decidió filmar en blanco y negro porque "los verdes de la selva son imposibles de reproducir con la cámara", con lo cual prefirió dejar el trabajo a la imaginación del espectador.

"Nunca pensé que una película en blanco y negro, en idioma indígena, podría ser del gusto de la Academia", apunta el colombiano.

6. Historia viva desde Ucrania

160218170148_oscar_nominations_ukraines_fight_for_freedom_624x351_netflix.jpg

Los protagonistas del documental son los estudiantes que marcharon para pedir la renuncia del presidente Viktor Yanukovich.

El documental del director ruso Evgeny Afineevsky "Invierno en llamas" (Winter On Fire ) es una inmersión en un capítulo de historia reciente, la de un levantamiento popular espontáneo que logró derrocar a un gobierno.

Su escenario principal es la Plaza de la Independencia de Kiev, Ucrania, y los protagonistas son los estudiantes que marcharon para pedir la renuncia del presidente Viktor Yanukovich.

"Apenas comenzaron las manifestaciones en 2013 me monté en un avión hacia allí, alquilé dos cámaras y me instalé con ellos en las barricadas por días y días. Me encanta esta espontaneidad que permiten los documentales, tomar una cámara, ir y ser testigo, descubrir historias humanas detrás de los titulares", dice Afineevsky a la BBC.

El documentalista no tiene que preocuparse mucho por conseguir un público para su película: un acuerdo con el gigante Netflix la hace disponible en streaming en 130 países.

Afineevsky cree que con ella puede abrir los ojos al público de Hollywood. Piensa, también, que la controversia sobre la falta de diversidad racial en los Oscar se ha sobredimensionado.

"La diversidad no es sólo una cuestión de raza, si son todos blancos o no blancos. Y en ese sentido, los Oscar retratan la diversidad de gente como nosotros, que representamos a minorías y provenimos de diferentes culturas".

7. Una paquistaní con agenda propia

160218170601_oscar_nominations_sharmeen_obaid_chinoy_624x351_sharmeenobaid.jpg  

El documental de Sharmeen Obaid-Chinoy se centra en una joven de 18 años, sobreviviente de un brutal crimen de honor perpetrado por su padre.

Sharmeen Obaid-Chinoy ya ha caminado la alfombra roja: esta cineasta paquistaní tiene un Oscar de cosecha propia, conseguido en 2012 con el corto documental Saving Face , sobre los ataques con ácido contra mujeres.

Ahora, ha elegido indagar en otro tema igual de urgente: las matanzas de honor.

Así se llama a los asesinatos de mujeres que "manchan" la honra de su familia y en ellos se centra su documental nominado para estos Oscar, A Girl in the River: The Price of Forgiveness ("Una joven en el río: El precio del perdón").

"Estoy orgullosa de representar a Pakistán en los Oscar, pero me siento más orgullosa de que mi película haya servido para llamar la atención sobre un tema tabú. El cine es una herramienta de cambio social muy poderosa y con mi nominación se ha impulsado un cambio en mi país", le dice a la BBC.

La película se centra en una joven de 18 años, sobreviviente de un brutal crimen de honor perpetrado por su padre.

"Ella quería que la gente entienda que un crimen de honor es un asesinato como cualquier otro, por eso se abrió a contar su historia", dice la directora.

Y es bueno, dice, que el cine muestre otros rostros y voces, tanto en documentales como en ficción.

"Necesitamos más guiones para actores de minorías, pero no se le puede echar la culpa a la Academia. ¿Cuántas películas tienen actores asiáticos, latinos, negros? Poquísimas. No es un problema de las nominaciones y los premios, es un problema más profundo de la industria que no los contrata. Son los estudios los que tienen que solucionarlo".

8. Chile, en los ojos de un oso

160218172657_oscar_nominations_bear_story_624x351_punkrobot.jpg  

Esta cinta es la esperanza de Chile para conseguir su primer Oscar de la historia.

El chileno Gabriel Osorio decidió contar su historia familiar de una manera peculiar: con un oso sin nombre que es un sustituto de su abuelo, exiliado durante el régimen militar de Augusto Pinochet, entre 1973 y 1990.

"Yo sabía que tenía un abuelo, pero no lo conocí cuando era niño. Y no podía entender por qué él tenía que vivir muy lejos", recuerda Osorio.

El animal solitario y melancólico de su filme, titulado simplemente "Historia de un oso", recuerda la vida que solía tener antes de que se lo llevara un circo, una metáfora de las familias chilenas desmembradas.

"No quería ser demasiado literal. Es curioso que, además de la lectura chilena, a medida que vamos mostrándola en festivales van apareciendo más lecturas. Audiencias en otros países ven un reflejo de sus propios procesos políticos", dice el director.

La cinta, que compite por el título a mejor cortometraje animado, es la esperanza de Chile para conseguir su primer Oscar de la historia, después de que lo intentara "No" (2012), una cinta de Pablo Larraín que casualmente se centraba en el mismo pasado turbulento bajo Pinochet.

9. Una aventura espacial rusa

160218173147_oscar_nominations-_konstantin_bronzit_624x351_melnitsaanimationstudio.jpg

Bronzit dice que la idea se le ocurrió "mientras dormía", pero que el proceso de sacarla adelante estuvo lejos de ser un sueño.

El animador ruso Konstantin Bronzit optó por una temática muy del gusto de Hollywood para su corto en competencia por el Oscar: la exploración espacial.

Sólo que el viaje que emprenden sus cosmonautas enWe Can't Live Without Cosmos ("No podemos vivir sin cosmos") es de carácter místico.

Bronzit dice que la idea se le ocurrió "mientras dormía", pero que el proceso de sacarla adelante estuvo lejos de ser un sueño.

"Nunca pude entender esa idea de que la creatividad genera placer…Cuando trabajo en una película siento que me consumo por dentro, que hay una fuerza que me quema. Es como una enfermedad y necesito terminar la película porque si no muero. Es por eso que hago películas: una necesidad. Pero no disfruto de ellas en absoluto", sorprendió el director durante una reunión con la prensa en su natal San Petersburgo.

Su cinta sigue la tradición de larga data de la animación soviética, que él califica de "ensayo y error", a años luz de las narrativas tradicionales de las grandes factorías de animación estadounidense.

"Es un proceso laborioso y complicado. Y el resultado nunca está garantizado ", dice Bronzit.

10. La avanzada mexicana

160218165728_oscar_nominations_alejandro_g_inarritu_624x351_kimberleyfrenchtwentiethcenturyfoxcorp..jpg  

González Iñárritu suena fuerte para la estatuilla de mejor director.

El director Alejandro González Iñárritu no necesita presentaciones. Ganador el año pasado del Oscar más codiciado, el de mejor película por Birdman , el mexicano ya es parte de las ligas mayores de Hollywood.

Esta vez, su visceral "El renacido" encabeza la lista de nominaciones, con un total de 12, y es para muchos la gran favorita en varias disciplinas.

González Iñárritu suena fuerte para la estatuilla de mejor director, que ya recibió por primera vez en 2015. De lograrlo, sería el tercer director en la historia del Oscar en llevárselo en dos años consecutivos (después de que John Ford y Joseph Mankiewicz).

Pero no se trata sólo de él: los aportes de México también vienen de la mano del equipo con el que Iñárritu trabaja. Y entre ellos hay dos candidatos más con buenas chances.

Emmanuel Lubezki, encargado de fotografía y parte del "elenco estable" del director, va en busca del tercero: ya ha ganado con Gravity y Birdman , convirtiéndose en el mexicano más premiado por la industria estadounidense.

Luego, el diseñador de sonido Martín Hernández aspira a lograr el propio, después de que el año pasado no logró convertir su nominación en estatuilla.


TE PUEDE INTERESAR
24Play
24Play
24Play

Noticias de Chile y el mundo en la señal de 24horas.cl

24HORAS VIDEO
24 HORAS FOTO

@24horas.cl Televisión Nacional de Chile - Bellavista 0990 Providencia, Santiago. Fono:(+56 2) 2707 7777 . Mail: [email protected] - Denuncias: [email protected]