Cómo convertir un recuerdo malo en uno bueno

Cómo convertir un recuerdo malo en uno bueno

Las emociones asociadas al recuerdo de un lugar pueden cambiarse en el laboratorio, al menos en el cerebro de ratones. Te contamos la fascinante historia de cómo una luz azul puede convertir un mal recuerdo en uno agradable.

24Horas.cl TVN
28.08.2014

Un equipo de científicos ha conseguido transformar recuerdos negativos en positivos al activar artificialmente circuitos neuronales del cerebro de ratones

Primero, generaron en los ratones malos recuerdos asociados a un lugar, y luego los volvieron agradables –o viceversa– sin necesidad de volver al sitio en cuestión.

Las neuronas que albergaban el recuerdo del lugar fueron reactivadas en un contexto emocional diferente, y así modificaron la asociación.

Tal como señalan los investigadores, el trabajo, que publica la revista científica Nature, ofrece la posibilidad de entender mejor cómo se forma y cambia la memoria emocional.

Un lugar, un recuerdo, un temor

"La emoción está íntimamente asociada con memorias de eventos pasados y episodios, pero la 'valencia' – el atractivo o aversión de los recuerdos – es maleable", dijo Susumu Tonegawa, investigador del Centro Riken-MIT para la Genética de Circuitos Neuronales en Massachusetts, EE.UU, y autor del estudio.

Tonegawa puso como ejemplos un asalto o unas vacaciones felices: experiencias que pueden hacer que uno tema caminar por una calle en particular o que sienta especial predilección por una playa.

Todos sabemos que esta clase de asociaciones emocionales pueden cambiar con una nueva experiencia. Por ejemplo, los recuerdos de una playa favorita pueden volverse amargos con las noticias de un ataque de tiburón.

Los terapeutas actualmente utilizan esta maleabilidad para tratar a víctimas de traumas o personas con depresión, intentando reemplazar las asociaciones negativas con otras positivas.

Pero Tonegawa y su equipo han conseguido identificar algunas de las conexiones que hacen que esto ocurra dentro del cerebro.

Hace dos años, los científicos mostraron que podían marcar las células que alojan un nuevo recuerdo temeroso en el cerebro de un ratón y activarlas otra vez en otro momento para provocar un comportamiento miedoso.

Luego, en 2013, marcaron el recuerdo de un lugar y lo activaron después mientras aplicaban a los ratones leves descargas eléctricas. Esto creó una falsa asociación de miedo con el sitio original.

Ahora han conseguido cambiar el contenido emocional –alegre o temeroso– de un recuerdo de un extremo al otro.

El poder de una luz azul

En su experimento, los investigadores indujeron a ratones machos a tener experiencias negativas que consistían en descargas eléctricas en una habitación en particular y marcaron las neuronas implicadas en guardar esa memoria con "optogenética".

Esta técnica instala una especie de interruptor en esas neuronas a través de genes que hacen a las células sensibles a la luz. Luego, un rayo de luz azul, enviado dentro del cerebro a través de fibra óptica, permite activar o desactivar esas neuronas a voluntad.

En el laboratorio y al día siguiente de la creación del mal recuerdo, con los ratones en una habitación diferente, los científicos estimularon con la luz azul las neuronas marcadas y efectivamente, "reactivaron" el recuerdo temeroso original.

En este punto se dio a los ratones la opción de dejar la luz encendida o apagada, y ellos prefirieron apagarla.

Pero después, los científicos estimularon las neuronas marcadas al mismo tiempo en que daban a los ratones una señal emocional positiva (la compañía de una hembra), en un intento por cambiar la asociación emocional del recuerdo.

Y otra vez dieron la opción a los ratones: dejar la luz azul apagada o encendida. Esta vez, la querían encendida.

El rastro del recuerdo original había sido alterado, y ahora les gustaba.

Y como detalle importante, una vez que regresaban a la primera habitación, en ausencia de cualquier estimulación cerebral, los ratones se mostraban menos temerosos que después de la primera ronda de entrenamiento: su memoria del lugar había cambiado para mejor.

Conexiones alteradas

El procedimiento también funcionó en sentido inverso y los científicos pudieron provocar el cambio de un recuerdo originalmente positivo a uno negativo.

Además, al instalar los interruptores optogenéticos en diferentes partes del cerebro, los investigadores pudieron identificar que los cambios en la memoria ocurren a través de ajustes en las conexiones entre el hipocampo, que alberga la información espacial, y la amígdala cerebral, que impulsa la respuesta emocional.

Los expertos creen que un recuerdo espacial, alojado en células cerebrales del hipocampo, puede "llamar" a diferentes grupos de neuronas en la amígdala, invocando emociones positivas o negativas.

Sus experimentos alteraron esas conexiones para que el recuerdo original disparara otra respuesta emocional.

"Podemos cambiar la forma en que los ratones reaccionan ante un recuerdo sin usar drogas", dijo Roger Redondo, otro de los autores del estudio.

"Esto ocurre sin que el ratón vuelva al lugar original donde se formó el recuerdo. Toda la manipulación se hace desde dentro del cerebro".

Hombres y ratones

Es difícil saber, sin embargo, si las evocaciones artificiales, impulsadas por rayos de luz azul dentro del cerebro de un ratón, son similares a los recuerdos tal como los conocemos.

"No podemos preguntarle al ratón qué está pensando", comentó Richard Morris, experto en memoria de la Universidad de Edimburgo, Reino Unido, que no formó parte de esta investigación.

"Todo lo que podemos hacer es preguntar al ratón: si enciendo esta luz, ¿cómo vas a comportarte en relación con lo que evoca?"

Tonegawa, por su parte, señala el comportamiento consistente observado en sus experimentos.

"Los ratones estaban obviamente expresando las consecuencias del recuerdo en su conducta, por lo tanto, asumimos que tienen la sensación del recuerdo".

Pero los científicos son cautos en cuanto a la aplicación en humanos de sus descubrimientos. Aseguran que es poco probable que el avance pueda aplicarse en humanos con recuerdos traumáticos.

"Puede que hagan falta varios años de trabajo, pero nunca se sabe", dijo Redondo. "La tecnología se mueve más rápido y estas herramientas optogénicas siguen avanzando".

Pero según Morris el estudio es valioso por otros motivos.

"Nadie va a hacer fila para que le inserten en el cerebro guías luminosas y para que les muestren luz azul", le dijo el experto a la BBC.

"Pero estos resultados nos ayudarán a comprender la proporción de células implicadas cuando tienes que cambiar un recuerdo negativo en uno positivo, ¿estamos hablando de cambiar el 50% de las células de la amígdala cerebral, solo el 1%, o incluso menos?".

"Creo que es importante avanzar más allá de la comprensión conductual y tener un conocimiento más profundo de la tarea clínica que tenemos delante".

 


TE PUEDE INTERESAR
24Play
24Play
Señal 24Play

Transmisión multiseñal del Departamento de Prensa de TVN

24HORAS VIDEO
24 HORAS FOTO

@24horas.cl Televisión Nacional de Chile - Bellavista 0990 Providencia, Santiago. Fono:(+56 2) 2707 7777 . Mail: [email protected] - Denuncias: [email protected]

Saltar publicidad

La publicidad terminara en 5