El dilema de reconstruir o dejar en la ruina la

El dilema de reconstruir o dejar en la ruina la "iglesia de Hitler"

Los planes de reconstrucción de una iglesia en la pequeña ciudad de Potsdam, al suroeste de Berlín, han desatado un gran debate, por tratarse del lugar desde donde el líder nazi se catapultó al poder.

24Horas.cl TVN
17.09.2014

Los planes para reconstruir una iglesia en Alemania que ha sido relacionada con Hitler y el ascenso del partido Nazi han divido al país y reavivado la discusión sobre cómo lidia la nación con su pasado.

Los edificios no son sólo cemento y ladrillos, sino que tienen significado: dicen algo. Si usted tiene dudas puede pensar en esta polémica, que se escenifica en la ciudad de Potsdam.

La iglesia de la Guarnición, o Garnisonkirche en alemán, era la parroquia y regimiento de la familia real prusiana. Bach todavía tocaba el órgano allí y los reyes de Prusia, incluyendo a Federico el Grande, fue enterrado allí.

Pero también fue la iglesia en la que Hitler fue legitimado ante los ojos de la clase alta de Alemania.

El 23 de marzo de 1933 los nazis orquestaron una actuación propagandística que trasformó a Hitler de pequeño hombre vulgar -como lo veía la élite- a alguien que respetaban. "El Día de Potsdam", como es conocido, abrió el camino para que Hitler tomara el poder.

Así que no es extraño el revuelo que ha causado el asunto.

La iglesia fue parcialmente destruida por la fuerza aérea británica en 1945 y luego fue demolida en 1968 por lo dinamiteros oficiales de la Alemania Oriental comunista. Ahora se está recolectando dinero para reconstruirla. Ya fue colocada la primera piedra.

"Para mí esta iglesia es un símbolo del mal", dice Maximiliano Dalichow, que fue criado en Potsdam y se opone a las obras de construcción.

"Es el lugar donde nació el Tercer Reich, donde llegó a existir".

El Día de Potsdam

No hay duda de que fue un día infame. En el Día de Potsdam, en 1933, Hitler, líder del partido más grande del recién elegido Parlamento alemán, se inclinó, al parecer con humildad, ante el presidente del país, Paul von Hindenburg.

Goebbles logró cambiar la opinión negativa de los alemanes a favor de Hitler.

El líder nazi, vestido con un traje civil en vez de uniforme militar, estrechó la mano de Hindenburg en un gran gesto de falsa humildad que fue filmado para su posterior distribución masiva.

En una manera muy moderna, la ceremonia, que terminó con aplausos y ovaciones, fue diseñada por el maestro de la propaganda nazi Josef Goebbels. Él se aseguró de que el gran acto de engaño fuera presentado en todos los cines del país.

140916213222_germany_garrison_church_garnisonkirche_624x351_alamy.jpg  

Goebbels transformó al pequeño hombre del que se burlaban quienes se sentían superiores socialmente en un líder aceptable que todos podían seguir.

No es extraño que algunos ahora digan que el lugar donde ocurrió ese evento tan siniestro no debería recrearse.

Alineados contra ellos, y en favor de reconstruir la iglesia, están algunos de los grandes y buenos de Alemania, de la canciller Angela Mérkel para abajo.

"Esta es una de las más extraordinarias iglesias de la época barroca y es, a la vez, el lugar más polémico. Nos enfrentamos a las ambigüedades de la historia alemana, mucho más que en cualquier otro lugar en el país", dice Wolfgang Huber, exobispo de Berlín-Brandeburgo y presidente de la comisión encargada de la reconstrucción.

"Para mí este es un lugar muy importante para el trabajo de paz y la reconciliación", dice.

Huber quiere que la iglesia muestre cómo edificios nuevos, llenos de esperanza, pueden levantarse del polvo. El interior de la edificiación serviría como un espacio a la memoria, haciendo exposiciones del pasado de Alemania.

Al demoler las ruinas de la iglesia en 1968, el líder de la República Democrática Alemania (RDA), Walter Ulbricht, sentía que no encajaba dentro de la concepción atea de la utopía socialista que estaba construyendo.

Hoy Huber siente que la reconstrucción de la iglesia sería una victoria sobre los destructores: "Dejar el lugar vacío significaría darle una victoria a Goebbels, quien orquestó el Día de Potsdam, y otra a Ulbricht", asegura.

Un debate más complejo

El debate es complejo. Es, por supuesto, sobre si una iglesia donde fue perpetrado tal acto pagano debería ser reconstruida. Pero se trata también de dinero y clase en la nueva Alemania.

Potsdam fue alguna vez una ciudad poco elegante del este de Alemania. Su esplendor barroco -de cúpulas y agujas doradas que se reflejeban sobre el lago- fue destruido o abandonado, y no había nostalgia para revivir su gloria real.

Pero con la caída del comunismo, se convirtió en un imán para el dinero. El lugar de segunda residencia de los ricos de Berlín. Bajo el comunismo, las villas en el lago -convertidas en viviendas de gente común- fueron compradas y destinadas de nuevo a la gente con dinero, como antes de la guerra.

A algunos de los residentes del Potsdam comunista les importa esto. Se sienten excluidos.

140916212626_potsdam_sanssouci_palace_624x351_getty.jpg  

Maximiliano Dalichow dice: "Yo no quiero volver a la RDA, es sólo la sensación de ser expulsado, de que me han quitado el derecho a vivir en un área que, en condiciones de libre mercado, obviamente, pertenece al 0,5%".

"Allí vivía gente normal y ahora ninguno de mis amigos que crecieron allí pueden hacerlo. Es un área exclusiva de millonarios", agrega.

Esto no es un sentimiento poco común en el este de Alemania. Hay pocos -si es que los hay- que quieren la RDA de vuelta, pero hay personas que no se sienten en casa en la nueva Alemania. Y la disputa por la Iglesia Garrison despierta la sensibilidad.

Dalichow siente que la controversia es sobre la forma que Alemania asume su pasado. Cree que se trata de recrear Alemania como el país que era antes de los nazis y de los comunistas que la destruyeron, de recrear Potsdam como la linda ciudad pequeña para turistas y millonarios recién llegados.

"La gente de Potsdam tiene la sensación de que este proyecto es de personas que creen que tienen mejores ideas que ellos de lo que debería ser Potsdam. Ellos lo ven como un lugar pintoresco que nunca fue destruido, básicamente pretendiendo que la Segunda Guerra Mundial nunca ocurrió. Y eso no me gusta".


TE PUEDE INTERESAR
24Play
24Play
24Play

Noticias de Chile y el mundo en la señal de 24horas.cl

24HORAS VIDEO
24 HORAS FOTO

@24horas.cl Televisión Nacional de Chile - Bellavista 0990 Providencia, Santiago. Fono:(+56 2) 2707 7777 . Mail: [email protected] - Denuncias: [email protected]