Arte y patrimonio gratuitos en el edificio del Colegio de Arquitectos

galeria boostrap

Monumento histórico del centro de Santiago, ícono del Art Nouveau, alberga una exposición inédita de Carmen Leyssen, artista que pinta con papel.

Carmen Aguilar
24.10.2014

Perdió su rica experiencia pictórica a causa de tres derrames cerebrales y una reciente amnesia, que se conjugó con la prohibición médica de usar pinturas, por los gases químicos que desprenden. Y, sin embargo, a sus 74 años, la artista y arquitecto Carmen Leyssen inauguró Pintando con Papel.

Pintando con papel, de Carmen Leyssen.jpg  

Hace tres años "me di cuenta de que podía pintar con papel", a los que luego somete a un tratamiento para obtener un brillo uniforme en la composición final. Y la evolución de estos tres años se recoge en la exposición donde plasma su imaginación en figuras abstractas y colores vivos.

"Me he puesto de pie de nuevo", asegura a 24horas.cl con una energía propia de la juventud; las mismas ganas de vivir que evocan sus cuadros expuestos en el Colegio de Arquitectos. La muestra estará abierta hasta el 24 de octubre de manera gratuita en Alameda 115, cumpliendo una de las funciones de la propia institución: servir a la comunidad.

Pintando con papel, de Carmen Leyssen.jpg

"El Colegio de Arquitectos tiene tareas que son sociales, como difundir y defender el patrimonio", explica sentada en uno de los hall la arquitecto Itxiar Larrañaga, miembro del Comité de Patrimonio Arquitectónico y Ambiental que trabajó para convertir al edificio de Luciano Kulczewski en Monumento Histórico en 2010.

Luciano Kulczewski.jpg  

EXPONENTE DEL ART NOUVEAU EN CHILE

La actual sede del Colegio de Arquitectos "es un edificio único que representa cómo llegaron a Chile las corrientes europeas del Art Nouveau", explica Larrañaga. Las líneas sinuosas con ondulaciones de la fachada asimétrica esconden en el interior enormes vidrieras con diseños florales, elementos característicos del movimiento de finales del siglo XIX nacido en el Viejo Continente.

Fachada original. Foto cedida por Colegio de Arquitectos.PNG

 

Luciano Kulczewski, de ascendencia polaca cuyo abuelo emigró a Argelia y su padre llegó a Chile con la expansión del ferrocarril, nació en Temuco y estudió en la Universidad de Chile de Santiago. En 1920 Martín Figueroa Echaíz, de familia pudiente, le encarga construir el inmueble, compuesto por dos casas divididas por la actual escalera central. El propietario vive en la zona oriente y la poniente la destina a arriendos. Abajo se ubican los locales comerciales.

Interior de la residencia. Foto cedida por el Colegio de Arquitectos.PNG  

Las casas van pasando por los herederos hasta que se vende al diplomático José Ramón Gutiérrez Alliende. Ahí comienza la historia de los mil usos del inmueble.

DE MATERNIDAD A LA DEMOLICIÓN

Solo se han descubierto algunos de esos usos, a través de los testimonios de hijos de los que pasaron por allí. "Se sabe que fue residencia para la colonia croata", explica la arquitecto Larrañaga sentada en el oriente de la casa. "Al otro lado fue la la Clínica de Maternidad Florence Nightingale, una de las primeras de Santiago en los años 40", que se mantuvo hasta final de los 60, cuando se expropió por la CORMU con motivo de la Remodelación San Borja.

El proyecto urbanístico contemplaba la demolición de la obra de Kulczewski, el máximo exponente del Art Nouveau en Chile. Pero llegó el golpe y, como todo, se paralizó también este plan urbano.

Al mismo tiempo, el Colegio de Arquitectos buscaba por aquel entonces un edificio más amplio donde tener su sede. Y así llegaron a comprar su actual centro en 1974. Las casas estaban muy deterioradas porque tuvo usos muy fuertes", explica Itxiar Larrañaga, "y como se expropió, quedó abandonada; y cuando algo está abandonado, se echa a perder".

UNIFICACIÓN DE LAS CASAS

El Colegio reconoce los "valores del edificio", sociales, históricos, arquitectónicos y urbanos; valores que  no se perdieron con la posterior remodelación de Gonzalo Mardones, como lo reconoció el propio Consejo de Monumentos Históricos en 2010.

Interior del Colegio de Arquitectos.jpg  

El arquitecto Mardones se encargó de unir las dos casas mediante una escalera central. Además, dejó el ingreso solo por uno de los grandes arcos por donde se entraba a los locales comerciales y convirtió en ventanas las antiguas puertas a las viviendas.

"Hubo una intervención importante, estructural, pero la casa no pierde su esencia, se rescatan todos los valores y no se tocan los espacios fundamentales", justifica la arquitecto que revisa constantemente un libro sobre su regazo. Es el proyecto que presentaron para que el edificio entrara en la categoría de Monumento Histórico, y es la única copia que tiene. Un arduo trabajo que recuerda con cariño, pero con la amargura de que su compañera María Cristina Guilmore no pudo verlo concluido "ya que falleció en el terremoto de 2010".

DETERIORO DEL JARDÍN SECRETO

La casa (o las casas) no tenía jardín, pero las vidrieras lo evocan con sus elementos florales. Sin embargo, el smog, el sol, la lluvia y el paso del tiempo las están deteriorando. Un problema que ya están afrontando, junto con el de la fachada. "Se trabaja también para conseguir una rehabilitación completa del edificio".

Pintando con papel, de Carmen Leyssen.jpg  

"Todos queremos que el edificio noble se luzca", pero las pintadas y el deterioro de la parte inferior de su fachada, donde aún se mantiene un comercio, el único exponente de lo que un día fue el edificio, afean la belleza e historia del interior.

Exterior Colegio de Arquitectos parte inferior.jpg   Exterior Colegio de Arquitectos.jpg

"Es una lucha constante para que no se raye ni se deteriore", se indigna la arquitecto contemplando el exterior. "Como si las cosas no costaran. Es un problema de educación y respeto", que contrasta con la buena acogida que tienen iniciativas como el Día del Patrimonio, "donde se llena el Colegio", y que se une a las restricciones nuevas por estar inscrito como edificio patrimonial.

Colegio de Arquitectos. Foto de la institución.jpg

"Los monumentos declarados no se pueden intervenir de cualquier manera, hay que pedir permiso para cualquier cosa que le hagas", explica, "además, al pintar también se afecta al edificio".

En Chile existen edificios señalados que "por los terremotos muchos se pierden", como sucedió con el torreón que Kulczewski diseñó, por lo que cuesta comprender, y más para un arquitecto, que no se respeten y cuiden los que aun quedan en pie.

 

 


TE PUEDE INTERESAR

24Play
24Play
24Play

Noticias de Chile y el mundo en la señal de 24horas.cl

24HORAS VIDEO
24 HORAS FOTO

@24horas.cl Televisión Nacional de Chile - Bellavista 0990 Providencia, Santiago. Fono:(+56 2) 2707 7777 . Mail: [email protected] - Denuncias: [email protected].cl

La publicidad terminara en 5