Entregan consejos claves para reaccionar ante un caso de asfixia por inmersión

Entregan consejos claves para reaccionar ante un caso de asfixia por inmersión

Conocer recomendaciones básicas entregadas por expertos podrían marcar la diferencia entre la vida y la muerte. Tanto la prevención como la pronta reacción de los adultos es vital para evitar tragedias este verano.

24Horas.cl TVN
12.01.2016

Los recientes casos de asfixia por inmersión en las comunas de Lo Espejo y Pucón vuelven a encender las alarmas sobre el manejo de información para prevenir este tipo de lamentables accidentes en verano.

Es por ello que el doctor Julio Barreto, jefe de Intervención del SAMU Metropolitano, entrega algunas recomendaciones para que padres y adultos en general sepan cómo actuar en estas situaciones.

"La asfixia por inmersión es el accidente más común en piscinas, especialmente en menores de edad y puede causar la muerte o secuelas neurológicas graves, dependiendo del tiempo que tarde la persona accidentada en recibir ayuda", explica.

Revisa estos ocho pasos básicos para realizar Reanimación Cardiopulmonar (RCP) recomendados por el experto y sus diferencias cuando se trata de un adulto o menor.

RCP: PASOS BÁSICOS

1- Sacar a la persona del agua y ubicarla boca arriba en una superficie plana y dura.

2- Si no hay respuesta (movimiento, respiración y/o tos), iniciar RCP. No perder tiempo intentando maniobras para sacar el agua de la víctima, ya que no es el objetivo.

3- La persona que realiza la RCP debe ubicarse de rodillas, junto al accidentado.

4- Se comprime con las manos en el centro del tórax, en medio de los pezones. La fuerza se ejerce con el cuerpo, manteniendo los brazos rectos y codos sin doblar.

5- El objetivo es que la sangre vuelva a circular, por lo que el movimiento debe ser arriba y abajo, cargando el tórax y permitiendo su reexpansión completa, como si fuera una esponja.

6- Las compresiones deben ser a un ritmo rápido, enérgico y constante de 100 veces por minuto, alternando series de 30 compresiones y dos respiraciones boca a boca.

7- La compresión varía según la edad: en los lactantes, los reanimadores aconsejan realizarla con los dedos índice y medio; en los niños, lo aconsejable es emplear una mano, cargando la base contra el centro del pecho; en el caso de un niño grande, joven o adulto, ambas manos: la base de una apoyada contra el centro del tórax y la segunda cargada sobre la primera.

8- La respiración boca a boca también puede variar según la edad. En los niños lactantes o más pequeños, la boca de la persona que brinda la respiración debe abarcar la boca y la nariz del menor. En los niños más grandes y adultos, la ventilación es de boca a boca, tapando la nariz para evitar la salida del aire. En todos los casos, la persona que realiza la RCP debe tomar inhalar por un segundo y además notar que si el tórax del accidentado se levanta con el aire.

Siete acciones para prevenir la asfixia por inmersión

Como en todo accidente, tanto o más importante que saber de qué manera reaccionar una vez ocurrido, es relevante adoptar todas las medidas de prevención para evitar que este tipo de emergencias lleguen a ocurrir.

Por eso, los profesionales del SAMU Metropolitano entregan además siete acciones simples que siempre se deben considerar, para evitar estos accidentes.

1- En el caso de piscinas en casas o edificios, deben estar cerradas con una reja perimetral, con llave.

2- Se aconseja que la reja sea de al menos 1,2 metros de alto y con barrotes separados por no más de 10 centímetros, para que los niños no puedan pasar.

3- Aunque existen otras medidas como cubrepiscinas, alarmas de contacto con el agua, etc, estas siempre deberían ir acompañados de una reja.

4- Nunca dejar juguetes, flotadores u otros objetos que puedan resultar atractivos para los niños, en la piscina o en el borde de esta.

5- Nunca dejar cerca sillas, pisos u otro objeto que pueda ser usado por el niño para subirse a la reja de la piscina.

6- Se aconseja que mientras los niños estén en el agua o practicando un deporte náutico usen chaleco salvavidas, adecuado para su peso y talla. Las “alitas” u otros flotadores no brindan la misma seguridad.

7- Pero lo más importante es nunca dejar solos a los niños. Aunque pueden saber nadar, la habilidad neuromuscular adecuada nunca se adquiere antes de los cuatro años. De hecho, puede dar una falsa sensación de seguridad a los padres.

Foto: Agencia Uno


TE PUEDE INTERESAR

24Play
24Play
24 Play

Sigue la transmisión multiseñal del Departamento de Prensa de TVN

24HORAS VIDEO
24 HORAS FOTO

@24horas.cl Televisión Nacional de Chile - Bellavista 0990 Providencia, Santiago. Fono:(+56 2) 2707 7777 . Mail: [email protected] - Denuncias: [email protected]

Saltar publicidad

La publicidad terminara en 5