Claves para entender el futuro de Brasil tras la destitución de Rousseff

Claves para entender el futuro de Brasil tras la destitución de Rousseff

Con el impeachment contra la ya expresidenta aprobado y el gobierno en manos de Michel Temer, se abre el turno de preguntas sobre las consecuencias de la decisión para el país y para la región. Aquí las respondemos.

Carmen Aguilar
31.08.2016

Fue la primera mujer en ocupar el sillón del palacio Planalto. Y consiguió ser reelecta en 2014 por algo más de un 51% de los votos. Sin embargo, Dilma Rousseff, apartada del poder desde el 12 de mayo, no logró convencer a los senadores para que votaran "contra del impeachment" y "por la democracia", como pidió en su intervención en la Cámara este lunes 29 de agosto.

Por 61 votos a favor y 20 en contra, Rousseff (PT) quedó definitivamente fuera de la presidencia de Brasil, aunque se le mantuvo su derecho a ejercer cargos públicos (42 a favor, 36 en contra y 3 abstenciones).

Michel Temer (PMDB), el que fuera su vicepresidente y ahora su mayor adversario político, estará oficialmente al frente del país hasta enero de 2019. El cargo ya lo ejercía desde mayo pero de manera interina, a la espera de la votación de este 31 de julio. 

Senado de Brasil_Reuters.jpg  

Con la destitución aprobada, se abren ahora dudas sobre el futuro de Brasil. 24horas.cl conversó con el analista internacional de la Universidad de Chile, Emilio Ugarte, y el académico doctorando de Ciencias Políticas de la Universidad Católica, Matías López, para analizar este nuevo escenario.

¿POR QUÉ SE HA JUZGADO A DILMA ROUSSEFF?

A Dilma Rousseff se le atribuye un 'crimen de responsabilidad', al violar la Ley de Responsabilidad Fiscal. Se le acusa de usar mecanismos al margen de la legalidad, (las "pedaladas fiscales", postergar pagos a la banca pública), y autorizar gastos sin la aprobación del Congreso para maquillar el déficit presupuestario y seguir financiando programas sociales el año de su reelección y a inicios de 2015. Ha sido juzgada por faltas administrativas; no por corrupción.

Su defensa alegó que estas prácticas también fueron usadas de manera recurrente por gobiernos anteriores que no han sido castigados. Mientras que Rousseff, por su parte, no se ha cansado de reiterar que se trata de un 'golpe de estado'. "Un golpe que, si se consuma, resultará en la elección indirecta de un gobierno usurpador", acusó el lunes.

 

¿POR QUÉ NO HA PODIDO SALVARSE?

"Porque Dilma Rousseff (PT) perdió la mayoría en el Parlamento", explica Matías López, y el PMDB (el que fuera su partido aliado hasta mayo de este año y la coalición a la que pertenece el ahora presidente, Michel Temer) "se ha aliado con los partidos de la oposición y los ha conseguido convencer de la necesidad de un cambio de gobierno". "Es una maniobra política", concluye el académico de la UC.

"Hay manejos poco apropiados. De hecho, el propio Gobierno reconoció que estas prácticas han sido habituales desde el año 85", explica por su parte Emilio Ugarte, "pero la oposición se está aprovechando de este elemento para cambiar el régimen político".

Dilma Rousseff compareció tras conocerse la decisión.  

Y es este 'cambio de gobierno' el relevante. Ugarte explica que una gran parte de los parlamentarios no está dispuesta "a legitimar un proyecto que está en entredicho" (a juzgar por la recesión económica, las causas de corrupción, y el malestar social) y busca salvaguardar su carrera política apoyando la destitución.

Por otra parte, este paso de Dilma a Temer sin urnas genera una "crisis institucional", apunta López, ya que se está usando la Ley de Juicios Políticos, creada para juzgar los crímenes de presidentes, "para sustituir un gobierno por otro". Esto "sienta un precedente grave", advierte.

¿CUÁL ES LA DIFERENCIA DE ESTE PROCESO CON EL DE FERNANDO COLLOR?

Rousseff es la segunda mandataria destituida por el Congreso brasileño. En 1992, el presidente Fernando Collor también fue apartado del cargo. Pero "son procesos radicalmente diferentes", justifica el analista de la UC.

Primero, Collor fue investigado por crímenes de corrupción y, tras evidenciarse, se instauró el impeachment. "Dilma no fue investigada".

Segundo, "el vicepresidente de ese tiempo no tuvo nada que ver con el proceso de destitución" y formó "un gobierno de coalición nacional con todos los partidos, mientras que Temer ha llamado a las agrupaciones que perdieron las elecciones".  

Y tercero, Collor dimitió antes de enfrentarse a los senadores en la fase final del juicio.

Las frases de Dilma Rousseff ante el Senado

Las frases de Dilma Rousseff ante el Senado

Resumimos aquí las principales declaraciones de la presidenta electa en el juicio por el que se decidirá su destitución. Esta es la primera vez que la ahora mandataria apartada del cargo se defiende de las acusaciones por maquillar el déficit presupuestario.

 

¿HA INFLUIDO LA CORRUPCIÓN Y LA SITUACIÓN ECONÓMICA?

Respuesta afirmativa. Según el analista de la Universidad de Chile, "la coyuntura ha sido tan complicada que ha permitido esta solución política bastante controversial".

Brasil vive su peor recesión en 30 años. Se espera una caída del PIB de 3,1% para este año; el desempleo alcanza al 11,2% de la población; la inflación tocó los dos dígitos a finales de 2015 y principios de 2016 y el déficit fiscal supera los 45.000 millones de dólares.

A esto se le suman las protestas ciudadanas y los escándalos de corrupción por la Operación Lava Jato, que ha salpicado a numerosos funcionarios públicos y empresarios, entre ellos al 'padrino' de Dilma Rousseff, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien no perdió detalle de la comparecencia del lunes.

Luiz Inácio Lula da Silva durante la intervención de Dilma Rousseff en el Senado por el proceso de impeachment. Foto AFP.jpg  

Sin embargo, "llama la atención que sean los temas de Dilma y de Lula los que lleguen tan lejos, mientras quedan en segundo plano el tema de la corrupción", reflexiona Ugarte.

¿QUÉ CONSECUENCIAS TENDRÁ LA DESTITUCIÓN DE DILMA?

Ambos analistas auguran difíciles relaciones políticas de Brasil con el resto de países latinoamericanos. "No va a hacer gracia que el país más importante de la región tenga un presidente no elegido", reflexiona Emilio Ugarte.

"El mensaje de la democracia más grande de América Latina es pésimo. Se confirma la regla de que la ley de impeachment se puede usar para cambiar un gobierno impopular sin pasar por un proceso popular", complementa Matías López.

En cuanto a Chile, "mantendrá una relación lo más cordial posible evitando un acercamiento más profundo", opina Ugarte.

¿AGUANTARÁ TEMER TODO EL MANDATO?

De nuevo coinciden. Sí. Michel Temer se mantendrá en el sillón presidencial hasta el 1 de enero de 2019, pero le será difícil legitimarse.

Michel Temer. Foto AFP.jpg  

Según explica López, en un proceso de destitución, el vicepresidente debe hacerse cargo del Gobierno, pero no transformarlo. "Él propuso al Congreso el cambio", explica, "por lo que tiene una legitimidad muy baja". Además, por ahora cuenta con el apoyo de sectores clave "que quieren sacar al PT", pero con Dilma fuera, "no tiene garantías de que se mantengan a su lado".

Para Ugarte, "esto puede ser el inicio de una época de incertidumbre y conflictividad en Brasil", pues las medidas de Temer (privatizaciones, reducción del gasto público, revisión de la jornada laboral...) podrían no ser bien recibidas en la calle.

¿CUÁL ES EL FUTURO DE DILMA?

Paradójicamente, Dilma Rousseff sale del impeachment 'fortalecida'. "Se ha transformado en un actor político más fuerte, porque sale de la sombra de Lula da Silva", opina Matías López, quien considera que es una buena carta para conseguir votos y que el partido podría pensar en ella para el Congreso.

"Ha conseguido posicionarse como víctima", coincide Ugarte, y recalca que "no hay que dar por muerta a Dilma porque no ha sido destituida por corrupción".

dilma_rousseff.jpg

De hecho, el académico de la Universidad de Chile no descarta que vuelva a presentarse a una elección presidencial, aunque el panorama es ahora complejo. El partido debe "primero lamer las heridas, después reconfigurar alianzas y finalmente perfilar los liderazgos; y puede surgir una suerte de rivalidad entre Lula (que se perfilaba como candidato) y Dilma", comenta el analista.

Por el momento, habrá que esperar los próximos movimientos de ella misma y de su partido, aunque la carrera presidencial comenzará en 2018.

24HORAS.CL TE RECOMIENDA:

Dilma Rousseff por destitución: "Condenaron a una inocente y consumaron un golpe parlamentario"  



TE PUEDE INTERESAR
24Play
24Play
24 Play

Sigue la transmisión multiseñal del Departamento de Prensa de TVN

24HORAS VIDEO
24 HORAS FOTO

@24horas.cl Televisión Nacional de Chile - Bellavista 0990 Providencia, Santiago. Fono:(+56 2) 2707 7777 . Mail: [email protected] - Denuncias: [email protected]

Saltar publicidad

La publicidad terminara en 5