Perú terminó de alegar

Perú terminó de alegar

El país vecino expuso nuevamente por el juicio marítimo contra Chile. Aseguró que no podrán comprobar la existencia de límites.

José Morgado
04.12.2012

"Perú no prejuzga nada y se presenta ante ustedes (la Corte) para que entreguen una solución equitativa".

Con estas palabras, pronunciadas por el abogado francés Alain Pellet, Perú cerró su primera etapa de alegatos ante La Haya, en el marco de su demanda marítima contra Chile.

Durante las 6 horas -divididas en dos partes- que duró la presentación, el país vecino entregó múltiples argumentos para asegurar que todos los tratados suscritos con Chile y Ecuador sólo regularon materias "técnicas" y "especificas", principalmente pesqueras, pero en ningún caso establecieron límites marítimos.

Tal como sucedió el lunes con los primeros alegatos, Perú utilizó este martes diversas analogías para indicar que Chile no tiene cómo comprobar la existencia de dichos acuerdos.

"La posición de Chile es absolutamente incierta, nada está claro, todo son dudas. Si se analizan estos puntos bajo la lupa, desaparecen", expresó Michael Wood.

Esa misma línea la siguió Alan Vaughan, indicando que "es como si Chile presentara un puñado de elementos de rompecabezas y al juntar los pedazos se podrá ver la imagen completa. El problema es que los pedazos del rompecabezas vienen de distintos rompecabezas".

La defensa de Lima también hizo hincapié en los supuestos cambios arbitrarios que habría hecho Chile a los mapas, aseverando que hasta 1989 Chile tenía en sus propias cartas náuticas un límite distinto al que plantea ahora.

El jueves y viernes, en tanto, será la oportunidad para que Chile pueda entregar sus argumentos en la primera ronda de la etapa oral.

ASÍ FUERON LOS ALEGATOS DE PERÚ

Quien abrió los fuegos con los nuevos alegatos fue Michael Wood, desestimando uno a uno los tratados y acuerdos suscritos por Chile, Perú y Ecuador, insistiendo en la tesis peruana de que no existe pacto alguno que establezca límites marítimos. 

Refiriéndose específicamente a la Declaración de Santiago (1952), uno de los tratados más citados por Chile, Wood señaló que ese texto sólo fija materias sobre la caza de ballenas, pero en ningún caso de la soberanía de los distintos países firmantes.

"No hay ningún ápice de prueba o evidencia" de eso, indicó, añadiendo que "el hecho de que Chile ahora se refiere a este turno recalca su posición apremiante".

"CASTILLO DE NAIPES"

Luego de desglosar ese tema, Wood pasó a criticar el argumento chileno respecto a que "la práctica" confirma la existencia de una delimitación marítima.

Aseguró que Chile usa una "terminología vaga" para defender dicho punto, por lo que "cuando se estudia cuidadosamente, cae el castillo de naipes".

Respecto al tratado de 1954, el abogado indicó -en la misma línea de lo expresado sobre el de 1952- que fue "práctico, de índole técnica y con alcance geográfico limitado", insistiendo en que "en ningún caso fue un acuerdo político".

A su juicio, el límite en el Hito 1 (postura defendida por Chile) fue acordado en ambos tratados (1952 y 1954) sólo porque "era un punto de referencia sencillo y de fácil localización para los pescadores".

En esa línea, aseveró que todos los posteriores acuerdos que para Chile "confirman" los límites marítimos, para Perú no tienen asidero ya que estos nunca quedaron establecidos.

"Los mapas del Perú nunca consideraron el paralelo", enfatizó. 

"BAJO LA LUPA, ARGUMENTOS DE CHILE DESAPARECEN"

Sobre la construcción conjunta de faros en el sector del Hito 1, que para Chile ratifican la aceptación del paralelo, Wood indicó que "se construyeron como solución práctica para los fines específicos, para las pequeñas embarcaciones en una pequeña distancia en el mar y nada más".

"La posición de Chile es absolutamente incierta, nada está claro, todo son dudas. Si se analizan estos puntos bajo la lupa, desaparecen", finalizó Wood. 

PRIMERAS NEGOCIACIONES PERÚ-CHILE

A su turno, Tullio Treves señaló que tras la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre Derechos del Mar, en 1986, Perú decidió que "había llegado el momento oportuno para comunicarse con Chile para definir el límite marítimo".

En ese momento, explica el abogado, Perú proponía un "acuerdo de delimitación" y no la "renegociación de un acuerdo existente", como plantea Chile.

Esta situación -asegura- se puede apreciar en el "Memorandum Bákula", texto bautizado así por el ex embajador peruano del mismo nombre que comenzó las negociaciones.

"CHILE CAMBIA LOS MAPAS SIN EXPLICACIÓN"

Finalizada la exposición de Treves, Roadman Bundy se centró en la delimitación marítima, disparando desde el comienzo: "Chile ha intentado fabricar un caso diciendo que la frontera marítima existe".

Durante su exposición, el abogado aseguró que Chile fue cambiando sus mapas de manera autónoma y "sin explicación alguna", a lo que Perú protestó de manera oficial.

"Eran cambios interesados. Chile sabía que no había una frontera", declaró, añadiendo que "Chile no ha podido contradecir que no existe ningún mapa oficial de Perú donde se haya manifestado una frontera marítima con Chile".

Bundy indicó que nuestro país sólo se ha basado en mapas que aparecen en "textos escolares y documentos privados".

Respecto a toda la argumentación de Chile, el abogado señaló: "El documento de Chile tiene muchas páginas, es muy extenso. Pero en cuestiones de fondo, es bastante reducido".

EL "ROMPECABEZAS" DE CHILE

Tras el break, quien tomó la palabra fue Alan Vaughan, quien volvió a hablar de "equidad" para solucionar el problema marítimo. Además, se aventuró a decir que Chile no podrá comprobar la existencia de tratados limítrofes.

"La carga de la prueba que tiene que facilitar Chile para probar la existencia de un acuerdo es de carácter muy elevado y no la ha presentado y no podrá hacerlo", expresó.

A juicio de Vaughan, la argumentación chilena se basa en distintos tratados -que tenían funciones específicas-, con los cuales intenta "constituir un paisaje anacrónico que no corresponde a los hechos".

"Es como si Chile presentara un puñado de elementos de rompecabezas y al juntar los pedazos se podrá ver la imagen completa. El problema es que los pedazos del rompecabezas vienen de distintos rompecabezas", señaló.

Luego, siguiendo con las analogías, fustigó los textos y documentos que -según él- sólo son ratificados por Chile: "Es como si una persona compra varias copias de un mismo periódico para comprobar que lo que dice es verdad".

A su turno, Alain Pellet partió calificando el paralelo planteado por Chile como una "línea que representa una falta de equidad manifiesta que reúne el conjunto de los defectos que hacen que una delimitación concreta no sea equitativa".

Pellet insistió en pedir "equidad" para ambos países respecto a la soberanía marítima, apuntando a que las circunstancias geográficas de "cuasi igualdad entre ambos estados" presenta una "oportunidad idónea" para trazar una línea de equidistancia.

"Es impensable que los dos estados hayan podido convenir en una delimitación tan crasamente ausente de equidad", añadió.

CHILE TENÍA OTROS MAPAS EN 1989

Bundy, volviendo al estrado, se volvió a centrar en los mapas que, según él, Chile empezó a modificar de manera arbitraria desde 1989.

"La argumentación de Chile respecto del punto terminal de la frontera terrestre se ha ido modificando en la presentación de sus argumentos escritos. Hace caso omiso de las propias cartas náuticas de Chile que hasta el año 1989 mostraba la frontera correctamente", declaró.

Además, se refirió al punto Concordia, donde según Perú se debe trazar la línea equidistante.

"Chile no ha querido decir a la Corte dónde está establecido el punto Concordia. ¿Por qué no? Yo creo que la razón e es evidente: Chile entiende que donde está localizado el punto Concordia es del todo incompatible con su argumentación", enfatizó.

Pellet, al volver a realizar su última intervención, se abocó a la demanda de soberanía en el "triángulo exterior" que para Chile es considerado como un territorio de alta mar. Esta demanda la puedes ver en detalle haciendo CLICK AQUÍ.

"No se les está pidiendo que concedan o extiendan una zona marítima, sino simplemente que declaren a ustedes (la Corte) que sólo Perú puede ejercer los derechos soberanos” en este triángulo exterior, aseveró, agregando que ese sector es "fundamental" para la zona económica del Perú.

Luego, volviendo también al primer punto respecto al límite marítimo, Pellet cerró la presentación de Perú haciendo una expresa petición a La Haya.

"Chile querría hacerles creer, señores de la Corte, que Perú en forma inadvertida o voluntaria quiso renunciar a sus derechos sobre el mar en casi 67 mil kilómetros cuadrados de espacio marítimo que le corresponde", enfatizó.

Luego, en la misma linea añadió: "Eso sería atribuir a la parte peruana un masoquismo absolutamente irracional. Perú no prejuzga nada y se presenta ante ustedes para que entreguen una solución equitativa".


TE PUEDE INTERESAR
24Play
24Play
24Play

Noticias de Chile y el mundo en la señal de 24horas.cl

24HORAS VIDEO
24 HORAS FOTO

@24horas.cl Televisión Nacional de Chile - Bellavista 0990 Providencia, Santiago. Fono:(+56 2) 2707 7777 . Mail: [email protected] - Denuncias: [email protected]